Inicio

En peligro, la idea y sentido social de la educación en México: Hugo Aboites Aguilar

Hugo Aboites Aguilar (Archivo).

La actual reforma educativa, que recientemente impulsó el gobierno de Enrique Peña Nieto, pone en peligro la idea de educación de tipo social que tuvo el país durante las primeras cinco décadas del Siglo XX: “una educación al servicio de los hijos del trabajador, obrero y campesino, con la finalidad de generar un entorno de estabilidad y beneficios para la nación”, aseguró el Dr. Hugo Aboites Aguilar, Rector de la Universidad Autónoma de la Ciudad de México (UACM), durante la inauguración del Segundo Foro Académico reflexiones acerca de las reformas estructurales en México*, realizado en el plantel Casa Libertad.

Durante la conferencia magistral dijo que, en materia de educación, año con año se calendarizan las reformas donde asociaciones como *Mexicanos Primero*, conformada por grandes empresarios, definen las modificaciones a la Constitución para introducir conceptos de “calidad”, así como “criterios” y procedimientos del sistema educativo de evaluación, lo que representa un cambio radical en el país, dentro del panorama político, ya que se pretende quitar beneficios o el caso específico de los trabajadores de la educación (docentes), donde se busca que a éstos ya no se les proteja laboralmente bajo el Artículo 123 constitucional, con un esquema de una nueva “ley general del servicio profesional docente” y hacerlos sujetos a evaluaciones, para así poder eliminar sus derechos y no generar antigüedad, además de agregar siete nuevas causales de despido y cambios en su relación laboral.

Agregó que, con la aplicación de las reformas, se pretende que los estudiantes sean conducidos desde una visión empresarial, así como desaparecer el sentido social, crítico, humano y crearles una actitud indiferente hacia el bien común, logrando que sólo tengan una educación basada en competencias, porque se aplican exámenes en función de reunir aciertos para actividades muy específicas y no la formación de profesionales que incidan en los problemas políticos, económicos, sociales
y culturales.

Mencionó que el efecto de la reforma educativa en la UACM se sentirá de manera indirecta, pero no menos fuerte, porque esta casa de estudios “aparece como una ‘isla’ en el contexto de otras instituciones educativas, mismas que están cambiando los planes y programas de estudio, dejándolas en un clima de incertidumbre. Debe haber más vinculación con otras universidades, como las que ya existen con la Universidad de los Pueblos del Sur en Guerrero, con la Universidad Revolución en Netzahualcóyotl, proyectos educativos muy parecidos al de la UACM en su enfoque social; de esta manera tendríamos formas diferentes –universidades, instituciones, así como con las normales rurales– para defender estos espacios de libertad, de una propuesta social de educación que ya no existe en otras universidades”.

Insistió que se debe reforzar la ampliación de las escuelas públicas para que lleguen a más población, tanto a jóvenes como con adultos, porque la UACM debe proporcionar conocimiento a los procesos organizativos que hay en la ciudad de México, mismos que se benefician a partir de conocimientos que se generan en una universidad.

Las reformas estructurales, puntualizó, tienden a ser la llegada al poder de las clases sociales con intereses propios, contrarios y perjudiciales para la nación, porque la “nueva” ideología empresarial penetra en todas partes, incluso desde los profesores hacia sus estudiantes, sobre todo cuando se les impone el discurso de no necesitar aprender materias como historia, filosofía, etcétera, con la finalidad de asumir la agenda empresarial.

El Segundo Foro Académico Reflexiones acerca de las reformas estructurales en México continuará sus actividades hasta el viernes 10 de octubre de 2014, con la presencia de académicos de la UACM y la UNAM.

ShareThis