Inicio

Ciudadano tras el espejo

Por Marcos Joel Perea Arellano

De árbitros a chapulines

El “chapulinismo” es otro de esos vergonzantes términos surgidos de las prácticas políticas e institucionales de México. Entre este tipo de vocablos acuñados desde lo atípico (por no decir aberrante) de nuestra forma de hacer política, encontramos tristemente diversos y muy lamentables ejemplos como el “año de Hidalgo”, expresiones como “hasta que me hizo justicia la Revolución”, “el que no tranza no avanza” y el muy insultante “no me den, sólo pónganme donde hay.”

En el siglo anterior, con el predominio de un partido hegemónico que, para prevalecer con esa calidad de dominante, concedía y dosificaba mínimos de espacio y apertura administrados estratégicamente; los controles y reglas que daban forma a los cambios de administración y/o al cambio de manos y cargos públicos entre prácticamente los mismos grupos de poder, eran de hecho inexistentes. Así, el diputado se convertía en senador, el senador en gobernador, el alcalde en diputado local, éste en federal y demás combinaciones posibles dentro del espectro político y de la administración pública.

De derechos y realidades

Por segundo año consecutivo, la Ciudad de México ha sido designada como la ciudad más congestionada del mundo. Un conductor en la capital del país, pasa un promedio adicional de 66% más horas de tiempo por viaje tras el volante, indicador que es superior en siete puntos porcentuales al obtenido el año pasado (Índice de Tránsito 2017, Tom Tom).

Tales cifras, nada honrosas, nos ubican en una estadística poco envidiable, por encima de Bangkok, Tailandia (61%) y Yakarta, Indonesia (58%). Es bien sabido que la Megalópolis mexicana, se transforma en un inmenso estacionamiento al amanecer, bajo el ardiente sol del medio día y cada noche.

De marchas y oportunismos

El derecho a manifestarse, a protestar pacíficamente y a disentir, es algo que jamás me atrevería a cuestionar. Me parece de una clara centralidad para el impulso y el desarrollo de la democracia misma.

Me parece que ante la idiotez y la injusticia, donde sea que las mismas surjan, no sólo cabe alzar la voz sino que se convierte en un deber irrenunciable hacerlo.

Las políticas y decretos adoptadas y emitidos respectivamente, por el presidente de nuestro vecino del norte, sin duda merecen una respuesta y una oposición, incluso una resistencia.

De fueros y protecciones

Imposible quizá, no comentar el tema de la eliminación del fuero en la nueva Constitución que habrá de estrenar la CDMX en próximos días.

Con unanimidad fue aprobada la redacción del artículo 72 de la Constitución Política de la Ciudad de México, por parte de la comisión de Buen Gobierno, Combate a la Corrupción y Régimen de Responsabilidades Administrativas de los Servidores Públicos y posteriormente por el pleno del Constituyente CDMX, para su incorporación al texto constitucional local.

La redacción relevante que se incluirá en el artículo 72 señalado, es sencilla y clara: “Las personas servidoras públicas son responsables por los delitos que comentan durante el tiempo de su encargo. En la Ciudad de México nadie goza de fuero.”

Mtro. Marcos Joel Perea Arellano

Abogado por el ITAM (Summa Cum Laude; 2001). Egresado del Colegio Alemán Alexander von Humboldt.

Diplomado en Parlamentos, Democracia e Integración, por la Organización de Estados Americanos (OEA), el ITAM, State University of New York y el Parlamento Centroamericano.

Mtro. en Ciencia Política por The University of Birmingham, Inglaterra (Becario de excelencia del Gobierno Británico bajo el esquema British Council Chevening Scholarships del 2002 al 2003 énfasis en políticas públicas sociales, diseño institucional, análisis político, teoría democrática, teorías de justicia e historia de las ideas).

Colaboró en la Secretaría de la Función Pública federal como Titular de las Áreas de Responsabilidades y Quejas en la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (2007-2008); Director de Responsabilidades Zona Norte en la Secretaría de Educación Pública (2008-2009); Titular del Área de Quejas en la Secretaría de Educación Pública (2009-2010) y Titular de las Áreas de Responsabilidades y Quejas en el Instituto Mexicano del Petróleo (2010-2012).

Actividades Académicas. Ha impartido cátedra de Teoría Política en la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional Autónoma de México y en el ITAM de derecho empresarial a nivel licenciatura. A nivel Posgrado, ha impartido el módulo de Procedimiento de Responsabilidades Administrativas en el Diplomado respectivo, tema respecto del cual, realiza investigación independiente y ha sido ponente en diversos foros federales y locales a invitación de instituciones públicas y privadas. Desde enero de 2015 es catedrático en la Universidad Anáhuac (Campus México Sur) de la asignatura de Evolución de los Sistemas Jurídicos.

Actualmente, es asesor jurídico-político del Consejero Electoral Lezama Barreda en el Instituto Electoral del D.F.; abogado litigante y consultor en derecho administrativo disciplinario, estrategias digitales de candidatos y vinculación ciudadana.

Síguelo en Twitter:@MJPereaA