Inicio

Ciudadano tras el espejo

Por Marcos Joel Perea Arellano

Hablando claro

Un importante esfuerzo periodístico, sacó recientemente a la luz una realidad que ha existido en la administración pública por mucho tiempo: la sistemática ordeña de recursos del erario público a través de todo tipo de prácticas de corrupción.

Las hay desde quien sustrae paquetes de hojas para impresora porque aparte de ser servidor público, por fuera tiene una papelería y “así se ayuda”, hasta mecanismos verdaderamente sofisticados con estrategias corporativas específicas para desaparecer al final, con el dinero.

Jugando con las definiciones

Supongo que a Usted también le pasa.

Y es que echar una mirada a la clase política local y nacional, que por definiciones constitucionales confluyen en la Ciudad de México, es como estar en un circo de tres o más pistas. Los eventos de estas semanas recientes nos hablan de que esta temporada, el espectáculo incluirá atracciones nuevas. ¡El circo viene recargado!

Con un místico y obviamente, secreto procedimiento de unción, los “morenos” por un lado, dicen que escogen “Coordinadores de organización” cuando todos, sabemos que lo que escogieron desde ahora, para darle mayor tiempo de exposición, fue a la eventual candidata que legal y formalmente, tendrá en su debido tiempo tal carácter, con independencia de cómo le llamen entre amigos, adversarios, morenistas o en su casa.

Entre lo práctico y lo ideológico

Han sido derrumbadas las barreras ideológicas que al menos en lo formal, celosamente se cuidaban tras candados y cerrojos. El PRI ha aceptado que su abanderado para el 2018, pueda ser un no priista o al menos, un priista simpatizante o de nuevo cuño y sin haberse probado en las urnas. Esto, podría parecer poco relevante pues al fin, siempre han puesto a quien han querido. Sin embargo, no sólo el abanico de suspirantes se ha ampliado.

Más allá de que dos o tres personajes del gabinete puedan ahora, jugar válidamente rumbo a la silla grande con la apertura aprobada, el PRI creó una válvula con la que lo veremos jugar rumbo a las definiciones políticas que hacia octubre se deben dar.

Verdades inconfesables

Tras los eventos ocurridos en Tláhuac, en realidad no importa más, a través de qué lenguaje lo quiera o sienta que lo puede o debe matizar el gobierno capitalino pues el hecho, ha quedado bastante claro, la Ciudad de México es presa de la “narcopolítica”.

Y es que este término, de cuño básicamente latinoamericano (tristemente), en nuestro país, es rehuido como si se tratase de un tabú, una verdad inconfesable. Todo, porque nadie lo quiere aceptar. Es una capitulación que nadie quiere realizar de frente a la sociedad, a pesar de su innegable evidencia. Sin embargo y lo sabemos, es un secreto a voces que en México, las economías del narco y las economías del sistema político, tienen empalmes, se confunden y se sirven la una a la otra, en una simbiosis cancerosa que carcome y perfora la estructura social y sus tejidos.

Mtro. Marcos Joel Perea Arellano

Abogado por el ITAM (Summa Cum Laude; 2001). Egresado del Colegio Alemán Alexander von Humboldt.

Diplomado en Parlamentos, Democracia e Integración, por la Organización de Estados Americanos (OEA), el ITAM, State University of New York y el Parlamento Centroamericano.

Mtro. en Ciencia Política por The University of Birmingham, Inglaterra (Becario de excelencia del Gobierno Británico bajo el esquema British Council Chevening Scholarships del 2002 al 2003 énfasis en políticas públicas sociales, diseño institucional, análisis político, teoría democrática, teorías de justicia e historia de las ideas).

Colaboró en la Secretaría de la Función Pública federal como Titular de las Áreas de Responsabilidades y Quejas en la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (2007-2008); Director de Responsabilidades Zona Norte en la Secretaría de Educación Pública (2008-2009); Titular del Área de Quejas en la Secretaría de Educación Pública (2009-2010) y Titular de las Áreas de Responsabilidades y Quejas en el Instituto Mexicano del Petróleo (2010-2012).

Actividades Académicas. Ha impartido cátedra de Teoría Política en la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional Autónoma de México y en el ITAM de derecho empresarial a nivel licenciatura. A nivel Posgrado, ha impartido el módulo de Procedimiento de Responsabilidades Administrativas en el Diplomado respectivo, tema respecto del cual, realiza investigación independiente y ha sido ponente en diversos foros federales y locales a invitación de instituciones públicas y privadas. Desde enero de 2015 es catedrático en la Universidad Anáhuac (Campus México Sur) de la asignatura de Evolución de los Sistemas Jurídicos.

Actualmente, es asesor jurídico-político del Consejero Electoral Lezama Barreda en el Instituto Electoral del D.F.; abogado litigante y consultor en derecho administrativo disciplinario, estrategias digitales de candidatos y vinculación ciudadana.

Síguelo en Twitter:@MJPereaA