Inicio

El Hoy no Circula, sin estrategia ni inversión en transporte público, sólo una medida aislada: COPARMEX

Ante las modificaciones al Programa “Hoy no circula” anunciadas hace unos días por la Jefatura de Gobierno del Distrito Federal y la Secretaría del Medio Ambiente local, la COPARMEX Ciudad de México, a través de su Comisión de Movilidad, considera que las medidas planteadas son aisladas pues no van acompañadas de una estrategia de inversión integral para ofrecer más y mejor transporte público para los capitalinos.

Desde la posición de la experta en el tema y Presidente de la Comisión de Movilidad, la C.P. Maite Ramos Gómez, la intención del programa presentado no es mala, pero adolece de una estrategia que pueda ofrecer opciones a los cientos de miles de capitalinos que se verán afectados. Es decir, si al ciudadano se le está prohibiendo el uso de su auto en aras del beneficio ambiental de la Ciudad de México, el Gobierno está obligado a otorgarle un servicio de transporte público de calidad, seguro y eficiente.

A su vez, el mencionado programa no ofrece opciones de “chatarrización” que motiven al ciudadano con propiedad de automóviles de más de 15 años de antigüedad, a deshacerse de ellos a cambio de una cantidad que les ayude a adquirir un modelo más reciente o bien, opciones para aquellos que por años han cuidado y dado mantenimiento permanente a sus unidades y que han cumplido año con año con el pago de todos los derechos correspondientes que la autoridad les ha exigido por el uso de sus unidades.

Lo cierto es que este programa premia a los que más recursos tienen, ya que estos son los únicos que podrán tener acceso a autos nuevos que podrán circular todos los días y castiga a quienes tienen menos recursos, con autos más viejos y sin capacidad económica para comprar un coche nuevo en un futuro cercano.

Por ejemplo, un elemento que pudiera considerarse positivo, como es el favorecer la adquisición de vehículos eléctricos e híbridos, se convierte en algo negativo al no ofrecer esquemas de financiamiento, derivado del alto costo que hoy tienen este tipo de automóviles, representando así una opción muy lejana para el ciudadano promedio de la Ciudad de México.

Así, con todos los argumentos antes presentados, para la COPARMEX Ciudad de México, la aplicación de este programa puede considerarse incluso injusta, pues la norma que se exige respetar no es de aplicación general.

El programa “Hoy no Circula” en su concepto original, se aplicó para todos los automóviles y sacó de circulación inmediata de lunes a viernes al 20% del parque vehicular de aquella época. Después, se modificó el sistema a través de calcomanías cero y doble cero, 1 y 2, lo que derivó en que hoy se saque (en promedio) el 6% del parque vehicular, lo cual no ha sido relevante para abatir los problemas de movilidad y contaminación que afectan a la Ciudad, pues los traslados no han disminuido su promedio de 2 horas 30 minutos para los ciudadanos que todos los días ven afectada su calidad de vida y su el tejido social familiar por tiempo destinado en traslados.

Para la Presidente de la Comisión de Movilidad, las modificaciones al “Hoy no circula” debieron ir acompañadas de un fuerte programa de inversión, desarrollo y mejora del trasporte público, contemplando que hoy día, 7 de cada 10 personas que se mueven en la Ciudad de México, lo hacen por esta vía y aún así, la inversión necesaria para fortalecer una verdadera estrategia integral de transporte público para el Distrito Federal no se está dando.

El énfasis de la estrategia para reducir emisión de contaminantes debe ser la inversión en transporte público eficaz, seguro y de calidad. Al respecto, se debe valorar la visión y esfuerzo del Gobierno de la Ciudad de México por reducir emisiones a través de la implementación del sistema Metrobús, el cual cuenta con tecnología Euro5, misma que reduce de manera comprobada las emisiones de carbono, pero, lamentablemente, los capitalinos sólo contamos para nuestro servicio con 5 líneas, cuando se requieren por lo menos otras 5 más.

Para la COPARMEX Ciudad de México no hay duda: hay que trabajar por reducir las emisiones de carbono y abatir cuanto antes nos sea posible el grave problema de contaminación que sufre el Distrito Federal y las áreas conurbadas, pero es necesario insistir en que la carga no debe recaer de manera preponderante en los automovilistas, cuando existen 20 mil microbuses y otras unidades que están circulando sin mayor regulación de la autoridad, así como transporte de carga y motocicletas que dependiendo del cilindraje contaminan mucho. Al respecto, un compromiso del Jefe de Gobierno, Dr. Miguel Ángel Mancera, en su campaña, fue la sustitución total de los microbuses y hasta la fecha ese compromiso no ha iniciado su proceso de cumplimiento.

Al mismo tiempo, es muy importante señalar que dado que el 48 por ciento de los viajes que llegan al Distrito Federal, provienen del Estado de México, representa un buen paso del programa “Hoy no circula” el que se haya avanzado en la coordinación con otros Estados de la República que colindan con la Ciudad de México, sin embargo, esas condiciones deberían extenderse y aplicarse también al transporte de carga y a las flotas vehiculares del trasporte de gobierno.

No hay duda: a la Ciudad de México le urge tener un sistema integrado de transporte, cuyo marco jurídico ya fue aprobado en la reciente Ley de Movilidad, misma que al día de hoy no ha sido publicada en la Gaceta del Gobierno del Distrito Federal, afectando el trabajo de consenso alcanzado alrededor de dicha ley y dejando en la indefensión al ciudadano, pues sin ley publicada por el Ejecutivo, no se puede exigir a la autoridad que la nueva ley se aplique.

ShareThis