Inicio

Esclarece PGJDf homicidio de empleada de Liverpool

La Procuraduría General de Justicia del DF esclareció el homicidio de Angélica Trinidad Romero Segoviano, la empleada de Liverpool que fue estrangulada en noviembre pasado y cuyos hechos trató de ocultar la tienda departamental.

Los videos del circuito cerrado que entregó el área jurídica de la tienda confirmaron que un trabajador de mantenimiento y también pareja sentimental de la víctima fue el responsable del crimen.

El procurador capitalino, Rodolfo Ríos Garza, explicó que la pareja consumió bebidas alcohólicas antes de que ocurriera el homicidio de la joven de 24 años de edad y madre de una niña de dos años.

Abundó que Marco Antonio Ochoa Almazán, quien se desempeñaba como auxiliar de mantenimiento fue detenido en las calles de la colonia El Mirador, en la delegación Tlalpan.

"El inculpado ingresó a la tienda comercial el 15 de noviembre del presente año, a las 14:28 horas, mientras que la víctima lo hizo a las 15:03 horas, con el fin de iniciar su jornada laboral.

"Alrededor de las 17:30 horas, la víctima y el imputado fueron vistos juntos con un carro de limpieza aseando diversas áreas del establecimiento", agregó el procurador capitalino.

Hacia las 22:15 horas, de ese mismo día, Angélica ingresó al cuarto de limpieza y 10 minutos después la siguió su pareja sentimental, pero al cabo de 40 minutos solo el empleado de mantenimiento salió para irse a su casa.

"A las 23:50 horas, el probable responsable fue visto en el área de perfumería de la tienda, en donde tomó muestras de perfume, rociándose gran cantidad de las mismas, momento en el que una empleada se le acercó para preguntarle por un compañero, a lo cual no contestó y se mostró sumamente nervioso y con prisa para retirarse del establecimiento", recalcó Ríos.

Romero Severiano fue ubicada hasta la mañana siguiente, pero los directivos de Liverpool trataron de ocultar el crimen y contestaron los servicios de un médico que firmó el certificado de defunción bajo el argumento de que la mujer había fallecido por un infarto al miocardio.

Por ello, la PGJDF continuará la investigación a fin de ubicar a las personas, entre ellas el médico, que trataron de ocultar el homicidio y con ello alteraron la escena del crimen.

Por lo que hace al presunto homicida, la Procuraduría capitalina lo consignó ante un juez penal donde, de ser hallado culpable podría recibir una sentencia condenatoria de hasta 60 años de cárcel.

ShareThis