Inicio

Entrampada la solución al conflicto de la UACM; paristas no aceptan propuestas

La Asamblea Universitaria (AU) de la UACM advirtió que mientras la Rectora de esa casa de estudios, Esther Orozco, no reconozca que hubo “fraude” en la elección del Consejo Universitario (CU) y restituya su lugar a cinco estudiantes “elegidos democráticamente”, no serán liberados los cuatro planteles que llevan ya 22 días paralizados.

Asimismo, dijeron estar en contra de las clases extramuros establecidos por la UACM para poder salvar el semestre, “porque buscan debilitar el movimiento estudiantil y pone en riesgo la seguridad de los profesores, además de que contradice lo dicho por Orozco, quien busca el diálogo para resolver el conflicto y, por otro lado, golpea por atrás a los estudiantes”, sostuvieron al exigir al GDF no entrometerse en el problema, “porque con el préstamo de estas instalaciones, es obvio que apoyan a Orozco en esta lucha”, denunciaron.

Así lo sostuvieron en conferencia, los profesores Esther Muñoz Cervantes y Karla Montalvo, así como el “estudiante”, Julio Lisar Ibáñez, integrantes del Segundo Consejo Universitario y que se dicen ajenos al paro, pero a quienes se les ha visto llevar alimento a los paristas e, incluso, realizar guardias en varios de los planteles.

Por la tarde, con una hora de retraso quedó, finalmente quedó integrada la Comisión Temporal para el Diálogo, la cual al cierre de la edición estaba entrampada, aún cuando las partes acordaron discutir básicamente tres puntos: Análisis de las impugnaciones; Invalidar la instalación del CU; y Suspender el paro en cuatro de los cinco planteles.

Sin embargo, a las 18:00 horas, cuando se acordó el enésimo receso, las partes no se ponían de acuerdo en el primer punto, pues los representantes oficiales sugirieron la presencia del secretario Técnico del Segundo CU, por ser él quien lanzó la convocatoria para elección de Consejeros, lo mismo que la asistencia de los estudiantes que impugnaron el resultado y de los tres miembros del Consejo Electoral, que resolvieron remover a los triunfadores.

Además, exigieron liberar el plantel Del Valle, ya que el impugnador, Ramón Islas Hernández, a quien le fue invalidado su triunfo porque no es un estudiante regular, pues cursa cinco materias que no corresponden al mismo semestre, decidió interponer un amparo, “por lo que automáticamente quedó fuera al irse por la vía judicial. De allí que no hay motivo para que sigan tomadas estas instalaciones”, planteó el grupo oficial.

Empero, los paristas rechazaron las propuestas, dado que gran parte de los integrantes del Segundo CU, actualmente son los que están detrás de la toma de los plantes Del Valle, San Lorenzo Tezonco, Centro Histórico y Cuautepec, además de que amenazaron con hacer lo mismo con el plantel Casa Libertad, cuando de éste no existe impugnación alguna a las elecciones para consejeros, dado que la planilla decidió renunciar el mismo día de los comicios.

Los paristas son representados por los profesores Teresa Mackelligan, Mónica Oliva y Carlos Villanueva, así como por los estudiantes Alma Martínez y Víctor Campos Espejo, del plantel Cuautepec, quien es uno de los que bajaron como Consejero Universitario presuntamente por hacer proselitismo el día de las elecciones. Son coordinados por la profesora Karina Ochoa

Mientras que la UACM, quedó representada por los académicos: Carlos Avendaño y Samuel Vázquez; estudiantes: Alma Villalobos y José Alí Flores; y administrativos: Manuel Gutiérrez y Juan Carlos Rizo, cuyo coordinador es el secretario general de la UACM, José de Jesús Fandiño.

Por la mañana, integrantes del Segundo CU criticaron que la rectora de esa institución, Esther Orozco, permita clases extramuros cuando dice buscar el diálogo para resolver el conflicto de la institución educativa.

Las académicas Esther Muñoz Cervantes y Karla Montalvo, así como el estudiante Julio Lisar Ibáñez, acusaron a los tres integrantes del Consejo Electoral de manipular el proceso de calificación de la elección de esa instancia, lo que, aseguraron, “tenía como imponer a consejeros afines a Orozco”.

Según Montalvo y Lisar, la elección del último CU, “fue ilegal y doloso, pues el criterio con el que se resolvieron las impugnaciones fue inconsistente”, por lo que pidieron respetar el voto y calificar el proceso apegado a la norma de la Universidad, de forma que el Tercer Consejo Universitario se integre con base en las actas de escrutinio.

ShareThis