Inicio

Dice Sheinbaum que no permitirá burlas a policías

Debido a que se ha hecho costumbre que policías sean agredidos por ciudadanos --pues de resultar lo contrario los uniformados se exponen a ser cesados y hasta procesados por recomendación de la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF)--, la jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum Pardo, advirtió que no permitirá que la policía abuse de la fuerza, pero tampoco que sus habitantes se burle de los guardianes.

“Estamos buscando las mejores condiciones para los policías de la Ciudad de México y la mejor formación, porque así como hay elementos que abusan de la fuerza, y no lo vamos a permitir, porque los derechos humanos son fundamentales, tampoco permitiremos que ningún ciudadano se burle de nuestros policías”, sostuvo con gesto adusto, como de madre sobreprotectora cuanto tocan a sus querubines.

Para ello, Sheinbaum Pardo aseguró que los elementos policiacos requieren de capacitación, formación, vínculo y certeza, “por lo que nuestra estrategia es de policía de proximidad, con un modelo que, estoy convencida, tendrá éxito y que otorgará a los habitantes una ciudad segura”, enfatizó como si en la mano derecha tuviera una varita mágica, que con solo agitarla cumpliría su deseo.

Especificó que para lograrlo, se requiere de una enorme consistencia, revisión, permanencia, evaluación, corrección de la estrategia, “pero siempre que veamos las cosas día con día y que no dejemos a nadie, que asumamos la responsabilidad de una ciudad segura”, reiteró.

Durante la entrega simbólico de 125 nuevos uniformes, y que en total serán mil 100 a los cuerpos de seguridad en la alcaldía Benito Juárez, la Ejecutivo ocal destacó que ocupará parte de sus tardes para ir a las reuniones de Comisiones de Seguridad Ciudadana.

“Debemos tener de primera mano el trabajo que se realiza en los 847 cuadrantes y saber cuál es la percepción de la ciudadanía, en qué estamos fallando y cómo podemos corregirlo, porque destinaré todo lo que esté mi alcance para lograr tengamos una ciudad segura”, sostuvo.

Por ello, pidió a las distintas corporaciones, “mayor esfuerzo, trabajo, coordinación, entrega, lealtad y honestidad, porque si trabajamos todos los días, estoy convencida que recuperaremos la ciudad”, comentó.

Investigación.- Por otra parte, la Fiscalía de Investigación en Agencias de Atención Especializada (FAAE) continúa la integración de las indagatorias, a fin de fincarle responsabilidad al sujeto, de 23 años de edad, acusado de robo a transeúnte y quien al intentar ser detenido “noqueó” a un policía asignado a la vigilancia del Metro.

La agresión --ocurrida el pasado viernes, a las 20:05 horas, en la estación Taxqueña, de la Línea 2 del Metro--, al elemento de la Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC), fue ampliamente difundido por usuarios que grabaron el momento de la agresión, lo generó una oleada de burlas hacía el Gobierno capitalino.

Según las primeras investigaciones, la agresión ocurrió cuando el elemento de la Policía Bancaria e Industrial (PBI) se acercó para interrogarlo, dado que una usuaria lo acusó de robarle dinero.

Sin embargo, el sujeto respondió retó a golpes al guardián, quien lejos de hacer valer su autoridad, aceptó el enfrentamiento, sólo que su oponente mostró ser experto en boxeo, por lo que en el primer round le aplicó cloroformo puro al uniformado, quien ni las manos metió, al recibir un volado de derecha en plena mandíbula, lo que generó una espectacular caída al perder el conocimiento.

Y aunque en el video se muestra que el agresor salió tranquilamente del área de los torniquetes, la SSC aseguró que otro policía intervino para evitar que escapara y al practicarle una revisión se le encontró el efectivo de la afectada.

Es más, la dependencia destacó que el imputado fue llevado ante el representante social, quien inició la carpeta de investigación por el delito de robo a transeúnte con violencia y, tras integrar el expediente, definirá su situación legal. Pero nada mencionó de la agresión de que fue víctima su elemento, como ha ocurrido en hechos similares, donde los policías son ofendidos, golpeados y hasta escupidos en la cara, debido a que están imposibilitados para defenderse.

ShareThis