Inicio

‘Chapulines’ políticos reciclados; pocas caras nuevas para 2015

Por más de una década, las mismas caras de perredistas, priistas y panistas, han hecho de las diputaciones locales, federales y jefaturas delegacionales su modus vivendi, no solo para ellos, sino también para sus amigos, esposas, novias y amantes que han vivido a costa del erario público.

Son los mismos personajes de procesos anteriores, con las que el PRD, PRI, PAN, Morena y PVEM, se disponen a reciclar a los mismos personajes para este 2015 y que por años se han enquistado en el presupuesto, lo que ha servido para que en su mayoría amasen cuantiosas fortunas, haciendo negocios y gestiones con los cargos que ocupan.

Vehículos, gasolina, comidas, gastos de representación, viajes, hospedajes, servicios médicos privados, choferes, bonos, partidas para publicaciones, festejos, pagos discrecionales de asesores, aunado a sus jugosos salarios de más de 60 mil pesos mensuales, han hecho de los cargos de elección popular un “negocio” sumamente rentable para unos cuantos.

De acuerdo con análisis políticos, para el próximo proceso electoral de 2015 en la ciudad de México, por lo menos una decena de “privilegiados” pasará de ocupar diputaciones locales a federales o jefaturas delegacionales, y de esta posición a diputaciones locales y federales.

Este fenómeno se presenta con más frecuencia en el PRD, el partido de “izquierda” que enarbola la bandera de la honestidad. Le sigue el PRI, seguido del PAN, así como el nuevo partido de Andrés Manuel López Obrador, Morena, el PT y el PVEM.

Por el PRD, Maricela Contreras, actual jefa delegacional en Tlalpan, durante nueve años se desempeñó como diputada federal, otros tres como diputada local y de ahí brincó a delegada, donde lleva dos años de gestión. Pero gracias a su cercanía con René Bejarano, tiene asegurados tres años más como diputada federal.

Otro personaje, Héctor Hugo Hernández Rodríguez, quien pasó de diputado federal a local en 2012, quien dice tener asegurada la candidatura a jefe delegacional de Tlalpan por un periodo de tres años, dado que se ha desmarcado del “Señor de las Ligas”y hoy se ha sumado a la tribu que apoya al jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera.

Le sigue su actual compañero de bancada, Carlos Hernández Mirón, quien ha en dos periodos ha sido diputado local, pero al no verse favorecido con la candidatura para delegado de Tlalpan le fue otorgada una candidatura a tres años para diputado federal. Aunque ahora amenaza con irse a Morena en caso de que el PRD no lo apoye para ser delegado de la zona sur de la capital.

José Luis Muñoz Soria, en el trienio 2006-2009 fue jefe delegacional de Cuauhtémoc, donde antes fue director de Obras. En el periodo 2001 a 2003, desempeñó el cargo de director general de Servicios Urbanos. Otro cargo que desempeñó fue el de director general de Obras en 2003 a 2005. En 2009 fungió como diputado local del Distrito X de la ALDF, cargo que concluyo en diciembre de 2012, de donde inmediatamente pasó a diputado federal. Busca regresar a la jefatura delegacional de Cuauhtémoc.

En Iztapalapa Dione Anguiano Flores pretende consolidarse como jefa delegacional. Actualmente es diputada local, pero anteriormente, de 2000 a 2003, ejerció como diputada en la ALDF, para luego, en el lapso de 2003 a 2007 fue directora del Instituto del Deporte. Para el 2007, fue nombrada directora general de Atención Integral al Estudiante, de la SEP-DF, y también fungió como Procurador Social del DF, cargo que le heredó a su esposo, Alfredo Hernández Raigoza.

Para Tláhuac, Rubén Escamilla, actual diputado local, durante el trienio 2009-2012 que fungió como jefe delegacional en Tláhuac, fue más conocido por pedir favores sexuales a cambio de puestos públicos que por su trabajo. Antes, de 2003 a 2006 fue director general en Jurídico y Gobierno en esa demarcación; de 2006-2009, se desempeñó como director general de Participación Ciudadana: A partir del 2012, pese al escándalo, fue electo diputado local, pero ahora en 2015 busca regresar como titular de esta demarcación.

Mientras que Iztacalco, que ha padecido durante casi 17 años el cacicazgo del PRD y de Armando Quintero. Para el próximo año busca la jefatura delegacional Daniel Ordoñez, actual diputado local y quien ha ocupado el mismo cargo en dos ocasiones anteriores, pero también otros seis los ha desempeñado como diputado federal. Su labor ha destacado por ser gris, por no decir oscura, pero aun así asegura que se consolidará como jefe delegacional.

La lista de perredistas que han vivido a costa del erario público es larguísima, por lo que el presente trabajo requeriría de por lo menos tres entregas más, dado que son muchas las persona, hombres y mujeres, de ese partido que son verdaderos “chapulines” políticos que, sin embargo, no cambian, son tan mediocres que la gente pronto olvida los cargos que han ocupado.

En el PRI, eterna vividora del presupuesto, ejemplo claro del “chapulinismo” político es María de los Ángeles Moreno, que ha sido secretaria de Estado, presidenta de su partido y durante más de 30 años ha vivido como senadora, diputada federal y diputada local, aunado a los cargos externos que ha desempeñado. Y para no variar, para el 2015 busca una diputación federal, pues la diputación local, a la que por cierto en raras ocasiones acude, parece que ya le aburrió.

Un “chapulín” más –o más bien “chapulinzote”--, es el líder sindical del Metro, Fernando Espino Arévalo, quien ha sido diputado federal, diputado local, diputado federal suplente, y hoy nuevamente diputado local. Pero de logros o alguna iniciativa importante, es algo que no se le da. Para él lo importante es gozar de fuero Constitucional, no sea que la suerte le juegue una mala jugada y termine en algún reclusorio.

Otros herederos de la revolución está en Acción Nacional, como Federico Döring Casar, Mariana Gómez del Campo, Gabriela Cuevas Barrón, y tantos otros, quienes han pasado de ser diputados locales, a diputados federales y senadores. Pero para el 2015, la menos el primero de ellos, pretende regresar a San Lázaro, pues sus compañeras de sector y de partido, todavía les restan otros tres años para continuar su ciclo.

ShareThis