Inicio

Sin remedio Escamilla

No cabe duda que quien es un verdadero “caradura” es Rubén Escamilla, a quien ya le llaman el diputado 69, porque de nada le valieron los amagos y presiones del GDF y demás tribus para que renunciara a su cargo luego del escándalo en que se vio envuelto.

Escamilla acudirá el próximo viernes 14 a la Asamblea Legislativa del Distrito Federal a rendir protesta y sin importarle las miradas y señalamientos que le hagan, porque no cuenta con la calidad moral de ser un representante del pueblo.
Eso sí, le obligaron a ofrecer una conferencia de prensa sobre esta situación y a que dé su punto de vista de por qué no renunció al cargo.

Los perredistas le buscaron hasta por debajo de la mesa, legalmente hablando, pero no encontraron la forma para echarlo, sobre todo porque la demanda que existía en su contra en la procuraduría capitalina no fue ratificada.

Lo único que le queda a la oposición es echarle en cara que haya catafixiado un favor oral por una plaza.

SE REPARTEN POSICIONES. Los diputados locales que conforman la corriente de IDN se sienten tan seguros de que se quedarán con la mayor parte del pastel en el reparto de las Comisiones y Comités Administrativos de la Asamblea Legislativa, que ya comenzaron a repartírselas.

Tal es el caso de Carlos Hernández, quien afirma que se quedará con la Comisión de Infraestructura Urbana, pero no para poner orden en ese sector en la capital del país, sino para continuar con el negocio.

Carlos Hernández es parte del clan que encabezan el ex delegado de Tlalpan Higinio Chávez y el ahora diputado federal Guillermo Sánchez. Su seguridad la fundamenta en que en la distribución de puestos en esa delegación a Higinio lo dejaron con las manos vacías.

En fin que ahora se la quieren cobrar a los bejaranistas con esta posición.

MORENOS EN LA UACM. Todo se ha conjugado para que en el conflicto que se vive en la Universidad Autónoma de la Ciudad de México no se solucione. Por un lado, el clan de López Obrador, encabezado por la ex secretaria de Cultura Raquel Sosa, Martí Batres y la ex contralora Bertha Lujan, cuyo esposo Arturo Alcalde es asesor del sindicato de la UACM.

Todos ellos no quieren perder el coto de poder que les dejó López Obrador y que ahora que se ha quedado sin nada, ellos se aferran a lo poco que tienen realizando este tipo de acciones.
Por el otro lado, la rectora de la institución, Esther Orozco, que se niega a dialogar con los opositores y se monta en su macho de que el puñado de alumnos no puede paralizar a la universidad, cosa que ya lo hicieron.

Sin embargo, la rectora ayer recibió un jalón de orejas para que haga el mejor de los esfuerzos para resolver este conflicto, falta ver si esos esfuerzos son suficientes.

Joel Ruíz
Periodista egresado de la Universidad del Valle de México, con más de 15 años de experiencia en el ámbito profesional, en los que ha trabajado tanto en periódico, como en radio y televisión.

Inició en el periódico El Sol de México, continuó en MVS Noticias, estuvo en Canal 40, para posteriormente seguir en la estación de radio Reporte 98.5, perteneciente al Grupo Imagen.

Actualmente es editor de la Sección Ciudad en el Periódico la Crónica de Hoy y autor de la columna El Zócalo que aborda temas de ciudad.

Síguelo en Twitter: @elzocalo15