Inicio

‘Revolución Inteligente’, piden padres de los 43 desaparecidos

Sin incidentes “graves”, la marcha por la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa, Guerrero, se realizó por más de tres horas y media, en la que participaron familiares de los estudiantes “desaparecidos”, así como organizaciones estudiantiles, sindicales y de la sociedad civil, quienes marcharon del Zócalo capitalino al Ángel de la Independencia, lo que generó caos vial por calles aledañas por donde caminó el contingente. Cerca de las 19:30 horas volvió la normalidad.

La Secretaría de Seguridad Pública del DF (SSP-DF) estuvo imposibilitada para dar información sobre el desarrollo de la marcha –“porque será el Gobierno central que hará un recuento de los hechos una vez que concluya la manifestación”, dijo un jefe policiaco--, pero algunos policías consideraron como “saldo blanco” la movilización, donde sólo hubo mínimos hechos violentos.

Entre estos hechos, destacaron los realizados por los ya conocidos encapuchados, autodenominados anarquistas, quienes rompieron los cristales de un banco y realizaron “pintas” en algunos edificios y banquetas, así como también arrojaron pintura roja al edificio del Senado de la República.

Sin embargo, desde las 10:00 horas comenzaron los problemas viales, ya que estudiantes de algunas preparatorias de la UNAM y campesinos provenientes del interior del país, cerraron importantes vialidade,s como Avenida Cuauhtémoc y Municipio Libre; Calzada de la Viga, entre Fray Servando y Avenida Del Taller; y Calzada del Hueso, entre Calzada de Tlalpan y División del Norte, entre otras arterias.

Conforme el reloj se acercaba a las 16:00 horas, fijadas por los organizadores para iniciar la marcha, diversos contingentes partieron desde varios puntos de la capital, para llegar a Plaza de la Constitución, donde minutos después llegaron ocho padres, madres y hermanos de los 43 desaparecidos, quienes con las fotos de las “víctimas” partieron rumbo al Ángel de la Independencia a las 16:39 horas.

Debido al paso de los manifestantes, desde las 13:00 horas la Policía de Tránsito cerró la circulación de Eje Central Lázaro Cárdenas, Avenida Juárez y ambos sentidos del Paseo de la Reforma, sin que se registrará algún incidente grave durante la hora que tardó la vanguardia de la marcha en llegar al Ángel, donde ya eran esperados por decenas de agrupaciones de apoyo.

Destacó la policías que a lo largo de la ruta, no hubo presencia de uniformados de los cuerpos de seguridad federal y local, ya que así lo estableció el Gobierno capitalino con los organizadores, para evitar cualquier enfrentamiento.

Empero, los uniformados fueron ubicados en puntos estratégicos y a distancia de los manifestantes para intervenir en caso necesario. Aunque afortunadamente no fue necesaria su participación, pues los manifestantes se encargaron de calmar cualquier acción de violencia.

Incluso, a lo largo de la marcha algunos jóvenes –hombres y mujeres--, se quitaron playeras y sostenes en protesta por los dos años de la Administración Federal.

Uno de los incidentes graves ocurrió, cuando la retaguardia del contingente marchaba sobre 5 de Mayo, donde alrededor de 50 encapuchados rompieron los vidrios de un cajero automático de Banco IXE, ubicado con Bolívar, sin que la acción pasara a mayores.

Ese mismo grupo de encapuchados, realizó algunas pintas en banquetas, paredes y cortinas de negocios, donde escribieron: “Nosotros sólo pintamos, el Estado mata”.

De ello fueron informados los organizadores, por lo que los padres de los desaparecidos advirtieron que no permitirían la integración de “infiltrados o provocadores, porque es mucho el dolor y la rabia que sentimos, pero no vamos a permitir infiltrados que desvirtúen nuestra exigencia”, señalaron.

De manera paralela, el contingente de casi cuatro mil integrantes del STUNAM e IPN que partió del Monumento a la Revolución, arribó al Ángel de la Independencia, antes del grueso de la marcha, a quienes se les sumaron otros más quienes previamente instalaron un templete, donde más tarde hablarían los padres de los “desaparecidos”

Por otra parte, la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF) informó que espera el reporte de sus 71 observadores comisionados al evento, para en las próximas horas dar una postura sobre los acontecimientos ocurridos en la marcha de este uno de diciembre.

Durante el recorrido, los padres de familia de los desaparecidos llamaron al pueblo de México a levantarse y crea una nueva “Revolución… Inteligente”, no con armas sino con organización, “porque el Gobierno Federal sólo nos ha dado información a medias”, señalaron a través de un megáfono, que compartieron con líderes de diferentes agrupaciones.

“¡Queremos justicia grande y justicia chica! La justicia chica para aquellos que le jalaron al gatillo y la grande para los intelectuales”, dijo uno de los papás acompañado de aplausos y chiflidos de las miles de personas que los acompañaron durante los 81 minutos de marcha hasta llegar al Ángel, sin aceptar ir a Los Pinos, como era el plan de algunas organizaciones.

El mitin lo inició Clemente Rodríguez, padre de Christian Alfonso, quien habló a nombre de las familias de los 43 normalistas desaparecidos.

ShareThis