Inicio

PRI-DF está enfermo, pero no agoniza, asegura nuevo líder

Mauricio López Velázquez, presidente del PRI-DF, ni siquiera piensa la respuesta y de inmediato niega haberse sacado la rifa del tigre por los problemas que dejó su antecesor, Cuauhtémoc Gutiérrez de la Torre, porque a 12 días de haber llegado a ese cargo, asegura, “estoy a gusto”.

​Sin embargo, reconoce que encontró un partido desconectado de la sociedad, un partido divido, “por lo que es necesario reconectarlo”. Más adelante, niega que el priismo capitalino este moribundo, “está débil, quizá enfermo, pero tiene solución”, comenta con tímida sonrisa.

​Por ello, dice que aceptó el reto, porque lo ve como una oportunidad y desafío.

“Creo que cuento con un perfil que me permite sumar para construir y generar unidad para ir hacia adelante”, afirma quien hasta el pasado 20 de junio fungió como coordinador de asesores del secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong.

​Ante un reducido grupo de reporteros, López Velázquez destaca por su gran tamaño –1.90 de estatura--, pero cuando habla de sus proyectos con el tricolor capitalino, parece un niño con juguete nuevo. Reconoce la realidad que vive actualmente ese partido.

​“Es (un partido) fuerte y de eso partimos. Sé que está enfermo, pero no moribundo, como mucho creerían. Somos autocríticos, pues estaríamos como el enfermo que quiere negar que está mal y así no se va a poder curarse. Sabemos cuál es nuestra realidad, para aplicar la medicina correcta, y la tenemos que tomar y aplicar todos”, advierte solemnemente.

​Tras dar un prolongado sorbo a su café, intentar retomar el tema, sólo que los reporteros se le adelantan para hacer la pregunta de rigor: El caso de su antecesor, Cuauhtémoc Gutiérrez de la Torre, por lo que la cara amable por arte de magia se le transforma en fría, amarga, por lo que no responde de inmediato. Se acomoda los lentes, como estrategia para darse tiempo de pensar sus palabras.

​Acepta que su proceder afectó al partido. “Eso es innegable, pero están siendo analizadas por las instancias respectivas por lo que pido no prejuzgar. Esta afectación, nos permitirá reconstruir un nuevo partido, con un mensaje que vaya hacia los temas en los cuales hubo también la atracción mediática”, dijo más relajado como si se quietará una grande y pesada loza de la espalda.

​“El PRI con hechos y resultados puede recuperar la confianza ciudadana. Lo bueno del partido es que es un instrumento laico, progresista, con sentido de la historia, innovador, creativo y audaz en sus propuestas, con lo que podrá recuperar la vanguardia que fue en la capital en la construcción de esta Ciudad de México en el Siglo XX”, dijo casi a gritos, olvidándose que estaba en un restaurante y no en la tribuna de la ALDF, de la que fue diputado en la Tercera Legislatura.

​Pero ante la insistencia de los reporteros, sobre la situación que priva en su partido por el escándalo del Príncipe de la Basura, Mauricio López responde con nerviosa sonrisa:

“Me han insistido tanto sobre ese tema, que creo que ya no voy a ir a tirarle a los globos ni a las canicas”, enfatizó con la intención de hablar más sobre el tema que sigue en manos de la Procuraduría capitalina.

ShareThis