Inicio

Precandidatos del PRD sacan a relucir el cobre

​Mientras algunos de los precandidatos del PRD exigen crear un pacto de civilidad entre las tribus, para olvidarse de las diferencias y formar una ruta de respeto, otros aprovecharon el momento para lanzar acusaciones contra sus opositores, sin considerar que todos están hermanados por la izquierda democráctica.

​Tal es el caso de la todavía diputada federal, Aleida Alavez Ruiz, y el ex titular de la Setravi –hoy Secretaria de Movilidad—y ex jefe delegacional de Iztacalco, Armando Quintero Martínez, quienes arremetieron contra los que consideran los aventajan en preferencias de los electores.

​Alavez Ruiz tundió a su compañera, Dione Anguiano Flores, diputada local, con quien contendrá la candidatura a la jefatura delegacional de Iztapalapa por ese partido y la que la aventaja entre las simpatías de los vecinos de esa demarcación, según encuestas por ella contratadas.

Y aunque no mencionó el nombre de la ex titular de la Procuraduría Social del DF en su discurso, la Cachorra de Bejarano –como la bautizó el PAN, tras del escándalo del Señor de las Ligas--, si mencionó el nombre de la diputada local en entrevista, advirtiéndole que no tolerará la compra de votos en la contienda interna, “porque no se vale descomponer así los procesos electorales en la demarcación, como lo hizo en la pasada elección de consejeros, donde Anguiano y su planilla coaccionaron el voto de la militancia”, dijo.

Con este evento arrancó este domingo, último día de registro para precandidaturas en el sol azteca, en el que aspirantes a diversos cargos de representación popular acudieron acompañados de sus esposos –como fue el caso de Aleida, cuyo cónyuge, Alejandro Ojeda, busca una diputación federal--, amigos y simpatizantes, que bien saben que de ganar su gallo, ellos tendrán seguramente un lugar en su administración, ya sea en la jefatura delegacional o en la ALDF.

Sin embargo, las continuas acciones de apoyo a los precandidatos fue observada con desaprobación por los vecinos de la colonia Roma, quienes exigen que si es tanto el deseo de los perredistas acompañar a sus ídolos, “pues que lo hagan en sus delegaciones, dado que cada tres años nuestras calles son cerradas debido a que decenas de personas llegan para apoyar a sus candidatos; lo grave de todo esto, es que dejan un auténtico muladar en Jalapa y Colima –donde está la sede del PRD-DF--, lo mismo que calles aledañas”, denunciaron.

​Pero eso no parece importar a los perredistas, quienes desde temprana hora se dieron cita la fría mañana de este domingo para apoyar a sus precandidatos, quienes una vez que se registraron para la contienda calentaron los ánimos y atacaron a sus contrincantes.

​Tal fue el caso de Aleida Alavez, quien por segunda ocasión busca la candidatura a la jefatura delegacional de Iztapalapa, la igual que su acérrima rival, Dione Anguiano Flores, quien, como hace tres años, encabeza las preferencias del PRD en ese territorio, por lo que la todavía diputada federal aprovechó para advertirles que no tolerará la compra de votos en la contienda interna.

​“No a la compra de votos”, insistió Alavez en entrevista al acusar directamente a la diputada local de que en la elección de consejeros perredistas del año pasado, Anguiano y su planilla fueron acusados de coaccionar el voto de la militancia del partido. Aunque eso sí, la Cachorra de Bejarano no quiso responder sobre la llegada de casi 500 simpatizantes, en por lo menos 20 microbuses de las rutas 1 y 9, contratados por el equipo de la legisladora, según testimonios de varios de los choferes.

​Para no dejar que los ánimos se enfriaran, en cuanto Alavez Ruiz bajó del templete, ubicado afuera del número 88 de la calle de Jalapa, donde está la sede del PRD-DF, de inmediato subió el ex titular de la desaparecida Setravi –hoy llamada Secretaría de Movilidad--, Armando Quintero Martínez, luego de registrarse como precandidato a jefe delegacional en Iztacalco, donde gobernó en el trienio 2003-2006.

​Acusó a la todavía jefa delegacional de esa demarcación, Elizabeth Mateos, de corrupción y cobro de diezmos a su personal, además de que pretende heredar el cargo a su esposo, Carlos Estrada, quien, según los denunciantes, se encargaba de recolectar el diezmo entre los trabajadores de esa jurisdicción.

​“Vamos a construir un Iztacalco para todos. No va a haber otra vez más Iztacalco de líderes que bajan recursos públicos como si fueran privados. Vamos a acabar con esa práctica nefasta que la actual delegada impuso. Vamos acabar con el cobro de 10 por ciento del sueldo a los trabajadores, práctica corrupta que no va a prevalecer ni un día más a partir del primero de octubre de este año”, afirmó a quien se les señala como protector de la agrupación de taxis pirata “Los Panteras”.

​De igual forma, denunció que por lo menos 500 negocios de Iztacalco, son víctimas de extorsiones, los cuales han sido clausurados, “a los que se les imponen multas muy altas para luego negocia la rebaja de las mismas. Hay mucha queja entre los empresarios de Iztacalco que no pueden dar la cara, porque tienen temor de que les clausuren”, aseguró.

Atrás de Alavez y Quintero le siguieron el diputado federal por un distrito de Venustiano Carranza, Luis Espinoza Cházaro, quien se registró como precandidato a jefe delegacional de Cuajimalpa, quien como es su costumbre llegó con más de 300 simpatizantes a bordo de microbuses de diversas rutas de la demarcación que aún representa.

Después, llegó el ex delegado en Cuauhtémoc, José Luis Muñoz Soria, y su ahijado, el actual titular de esa demarcación, Alejandro Fernández; el primero busca suceder al segundo, y éste último pretende una diputación local.

Con esa dinámica de complicidades, concluyó este domingo el registro de los precandidatos del PRD capitalino a las 16 jefaturas delegaciones y 40 diputaciones locales por mayoría relativa.

ShareThis