Inicio

Las campanas doblan por ti

Durante el Holocausto se persiguieron a razas consideradas inferiores, como los judíos y romaníes. A estos se sumaban otras minorías por motivos políticos, ideológicos, o de orientación sexual. El proyecto “Solución Final" era la política nazi para exterminarlos de Europa. De igual modo el Programa de Eutanasia estaba orientado a exterminar a, o esterilizar a los discapacitados física o mentalmente.

Hubo más de 6 millones de judíos muertos en ese periodo, las cámaras de gas, el trato infrahumano, las enfermedades, el desplazamiento masivo, la esclavitud y otras vejaciones, y el mundo despertó horrorizado ante lo acontecido. ¿Cómo es que aquella pesadilla, que lamentablemente no lo es pese a los argumentos absurdos que lo niegan, pudo ser real?

Entre 1945 y 1946 la humanidad dio algunos pasos para construir la paz. Uno de ellos es la creación de la Organización de la Naciones Unidas, que sin´´ duda ha resultado ser un mejor proyecto que la fallida Sociedad de las Naciones.

Además, se crea el primer tribunal internacional para juzgar estos crímenes. Este tribunal se instaló en Núremberg, Alemania, con jueces provenientes de los países aliados. A su jurisdicción fueron sometidos algunos de los principales responsables por los actos cometidos durante el Holocausto. Más allá de los resultados concretos que surgieron de estos tribunales, su importancia radica en que, por primera vez, un tribunal internacional juzgó a los responsables de delitos lesa humanidad.

El Estatuto de Roma considera como Genocidio los siguientes actos que tengan la intención de destruir total o parcialmente a un grupo nacional, étnico, racial o religioso como tal:

a) Matanza de miembros del grupo;

b) Lesión grave a la integridad física o mental de los miembros del grupo;

c) Sometimiento intencional del grupo a condiciones de existencia que hayan de acarrear su destrucción física, total o parcial;

d) Medidas destinadas a impedir nacimientos en el seno del grupo;

e) Traslado por la fuerza de niños del grupo a otro grupo.

Asimismo, se consideran como Crímenes de lesa humanidad las siguientes acciones como parte de un ataque generalizado o sistemático contra una población civil y con conocimiento de dicho ataque:

a) Asesinato;

b) Exterminio;

c) Esclavitud;

d) Deportación o traslado forzoso de población;

e) Encarcelación u otra privación grave de la libertad física en violación de normas fundamentales de derecho internacional;

f) Persecución de un grupo o colectividad con identidad propia fundada en motivos políticos, raciales, nacionales, étnicos, culturales, religiosos, de género, u otros motivos universalmente reconocidos como inaceptables con arreglo al derecho internacional.

El genocidio y los delitos de lesa humanidad son imprescriptibles, por lo que la responsabilidad de quienes lo hayan cometido no concluye por el transcurso del tiempo.

Contrario al propósito posterior a la Segunda Guerra Mundial de que conductas tan abominables como el genocidio y crímenes de guerra no se dieran nunca más, ha habido casos como el de Ruanda, Uganda, la antigua Yugoslavia, Irak y Palestina, en los que se han repetido estas infamias.

Actualmente en Palestina, según el Instituto Internacional de Estudios Estratégicos británico, Hamas cuenta con 20 mil integrantes, y la mitad de ellos están armados. En tanto que las fuerzas de Israel se calculan en 176,500 soldados y 445,000 reservistas, sin poder establecer cuántos de ellos se encuentran en Gaza, según los datos del Instituto Israelí de Estudios sobre Seguridad Nacional. Esto hablando de recursos humanos, ya que los recursos matriales y armas de Israel son infinitamente superiores en número y efectividad a las de Palestina.

Los datos de las diferentes organizaciones internacionales como la ONU, OMS, UNICEF, repecto a esta nueva etapa del conflicto son contundentes sobre lo que esta pasando en Gaza:

· Menos de 70 israelis muertos, todos ellos soldados.

· Aproximadamente 1,800 palestinos muertos, mas del 80 % civiles.

· De estos, 300 menores han fallecido.

· 9,000 palestinos heridos.

· 400 mil personas desplazadas.

· De los 32 hospitales ubicados en la región, 10 ya cerraron y otros 11 fueron afectados por los ataques.

· Los fondos de los que dispone representan sólo un 6% del dinero necesitado.

· 326 mil menores necesitarán asistencia psicológica tras el conflicto.

· La Oficina de Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios estima sus necesidades en más de 390 millones de dólares.

· Hay más de 280 mil palestinos refugiados, que representan un 15% de la población local.

· Cerca de 10,000 familias sin hogar.

El Holocausto en contra de los judíos fue el inicio del camino de los derechos humanos y la paz. Ahora son las autoridades israelis quienes se colocan del otro lado de la moneda. El primer ministro israelí tendrá que explicar a las futuras generaciones sus acciones. Es innegable que los bombardeos, la muerte de civiles y niños, los desplazamientos de comunidades enteras, son crímenes de lesa humanidad. El estado israelí se ha apartado del camino de la paz y la concordia.

Esto no inculye al pueblo de Israel, en Tel Aviv, más de 10 000 personas se reunierón para manifestarse a favor de la paz bajo el lema, "Cambio de Dirección: Hacia la paz, Lejos de la guerra." El escritor David Grossman opino que los israelíes "estamos perdiendo nuestra casa por el fanatismo y el odio."

De ninguna manera esto tiene que ver con ser parcial al pueblo palestino o que la comunidad internacional tenga sentimientos anti-semitas, por el contrario, desde el propio seno de la ONU se ha reconocido el sufrimiento del pueblo judío.

Tampoco es que no se respeten y analicen los causas que han originado cada conflicto, sin duda cada etapa ha tenido sus razones y es imperativo escuchar, informarse, ser tolerante y acordar, pero no hay que olvidar a que ha conducido a lo largo de la historia la justificación del uso de estos medios. La causa más noble se pervierte si sus métodos de defensa se apartan de la paz. Es inadmisible el uso de la violencia extrema, exterminación y degradacion de la dignidad del ser humano.

La Declaración sobre el Derecho de los Pueblos a la Paz del 12 de noviembre de 1984 reafirma que el propósito principal de la ONU es el mantenimiento de la paz y la seguridad internacionales; se resalta que es deber sagrado de todos los Estados garantizar la paz; que proteger el derecho de los pueblos a la paz y fomentar su realización es una obligación fundamental de todo Estado; que eso implica que la política de los Estados esté orientada hacia la eliminación del uso de la fuerza en las relaciones internacionales y al arreglo de las conflictos por la vía pacífica.

Concluye la Declaración con un llamado a todos los Estados y organizaciones internacionales para que contribuyan por todos los medios a asegurar el ejercicio del derecho de los pueblos a la paz mediante la adopción de medidas en los planos nacional e internacional y que los conflictos se resuelvan sin recurrir a la violencia y el exterminio.

La humanidad sigue luchando arduamente en el camino del respeto a los derechos humanos, la dignidad y la paz. A más de 60 años del Holocausto y la Declaración Universal seguimos viviendo actos de barbarie como aquellos que fueron condenados en la Segunda Guerra Mundial.

Hoy por hoy, los medios de comunicación y la tecnología de la información nos dan la oportunidad de estar mejor informados de lo que sucede realmente, así como de manifestar nuestra opinión y ejercer presión por la paz desde todos los puntos del planeta. Nada nos es ajeno...

"¿Quién no echa una mirada al sol cuando atardece?

¿Quién quita sus ojos del cometa cuando estalla?

¿Quién no presta oídos a una campana cuando por algún hecho tañe?

¿Quién puede desoír esa campana cuya música lo traslada fuera de este mundo?

Ningún hombre es una isla entera por sí mismo.

Cada hombre es una pieza del continente, una parte del todo.

Si el mar se lleva una porción de tierra, toda Europa queda disminuida, como si fuera un promontorio, o la casa de uno de tus amigos, o la tuya propia.

Ninguna persona es una isla; la muerte de cualquiera me afecta, porque me encuentro unido a toda la humanidad;

por eso, nunca preguntes por quién doblan las campanas;

doblan por ti.".

John Donne.

¡Hasta la próxima!

Twitter @jaime63c

Jaime Calderón Gómez
Es licenciado en Derecho por la Universidad Iberoamericana; con los grados de Maestría en Derecho Constitucional y Doctorado en derecho, con la Tesis titulada "La Protección de la vida privada y de los Datos Personales ante el Desarrollo de Internet, Un Desafío Normativo", ambos por la Universidad Marista.

Participo en el 4° Seminario Internacional Transparencia en las políticas económicas y sociales. INFODF y en el Tercer Congreso Internacional de Estudios Electorales, en la Universidad de Salamanca España.

Ha realizado los siguientes cursos y diplomados: Curso a distancia "El Derecho a la Protección de Datos Personales". Acreditado y validado por la Agencia Española de Datos Personales, la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo y la Fundación Centro de Educación a Distancia para el Desarrollo Económico y Tecnológico (CEDDET); "Curso de Derechos Humanos". Instituto Interamericano de Derechos Humanos. San José Costa Rica; “Curso de preceptoria para el Ejercicio de la Función Notarial”, organizado por el Colegio de Notarios del Distrito Federal; Diplomado en Derecho Notarial, Universidad Nacional Autónoma de México, Asociación Nacional del Notariado Mexicano y Diplomado en “Contratos”, Universidad Iberoamericana.

Catedrático en diversas universidades desde 1990, entre las que se encuentran: la Iberoamericana, Tecnológica de México, Anáhuac del Sur, Panamericana, La Salle, Latinoamericana, en las cuales ha impartido las cátedras de Derecho Notarial, Sistema Político Mexicano, Garantías individuales y Sociales, Sistema Jurídico Contemporáneo y Derechos Humanos, entre otras. A la fecha es docente en la Universidad Marista, donde imparte la cátedra de Derechos Humanos y forma parte del Claustro de Doctores, asesorando a los doctorantes en sus respectivos proyectos de investigación.

Ha participado en la Revista Jurídica RESPONSA con la elaboración de los artículos "El caso del señor Alfonso Martin del Campo Dodd. Un asunto que no debemos olvidar" y "Los instrumentos complementarios para la Protección de los Derechos Humanos".

Colaboro en las Notarias Públicas No. 5 y 168 del Distrito Federal. En 1999 en la creación del Instituto Electoral del Distrito Federal ( IEDF), se incorporo al mismo, como asesor de Consejero Electoral en el Instituto Electoral del Distrito Federal, en donde además de llevar a cabo labores jurídicas, desempeñó el cargo de Secretario Técnico de la Comisión de Evaluación de las Unidades de Comunicación Social, Contraloría Interna, Coordinación y Apoyo a los Órganos Desconcentrados y Documentación y Secretario en funciones de la Comisión de Capacitación Electoral y Educación Cívica.

Igualmente se desempeñó como Director General de Quejas y Orientación de la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal, (2001-2006), en dicha Dirección tuvo a su cargo las entonces direcciones de Orientación, de Recepción, Registro y Seguimiento de Quejas y las Unidades Desconcentradas, entre las que destacan las labores de atención a las y los ciudadanos las veinticuatro horas del día, los trescientos sesenta y cinco días del año y la recepción y registro de las quejas.

Además con la entrada en vigor de la Ley de Transparencia local en el año de 2003, tuvo a su cargo la atención de las solicitudes de información pública, la actualización del portal de transparencia, la capacitación de los servidores públicos y fue Consejero representante de dicha Comisión ante el entonces Consejo de Información Pública del Distrito Federal (CONSI), fungiendo además como integrante de la Comisión de Resoluciones y Recomendaciones, en la que se revisaban los proyectos de recursos de revisión y de elaboración de normatividad de dicho Consejo.

Actualmente se desempeña como titular de la Coordinación de Transparencia y Archivos del Tribunal Electoral del Distrito Federal, en donde supervisa el funcionamiento de la Oficina de Información Pública, en cuanto a la atención de las solicitudes de información pública, la clasificación de la información, y la salvaguarda y protección de los datos personales, y del cumplimiento de las obligaciones derivadas de la Ley de Transparencia y Acceso a la Información Pública del Distrito Federal y la Ley de Protección de Datos Personales para el Distrito Federal; asimismo, ha sido Secretario del Comité de Transparencia, coadyuvante en la capacitación de los servidores públicos en dichas materias y el cumplimiento de la publicidad de la información pública de oficio. En los años 2011 y 2012 derivado de la evaluación que el Instituto de Acceso a la Información Pública y Protección de Datos Personales del Distrito Federal realiza a todos los entes públicos del Distrito Federal, el Tribunal Electoral ha obtenido los primeros lugares en Prácticas de Transparencia y Protección de Datos Personales.