Inicio

Debates de candidatos a Jefe de Gobierno

Debatir los asuntos públicos tiene una importancia sustantiva. Tanto en el ágora de la Grecia clásica como en las democracias contemporáneas. En un contexto de libertad y normalidad democrática, los debates constituyen un medio que permite a los electores allegarse de información suficiente para, en su oportunidad, emitir su voto en las urnas. Los debates consisten en la exposición y confrontación de ideas, principios, plataformas, y en la contrastación de las ofertas políticas y personalidades, buscando el posicionamiento ante el electorado.

Debate político y libertad de expresión son elementos sustanciales de toda sociedad democrática. Por sí mismos, los regímenes democráticos se sustentan en la capacidad del ciudadano de conocer, evaluar y elegir libremente la opción política de su preferencia. Los debates, además de difundir las plataformas políticas, tienen la función de difundir la cultura democrática y de construir ciudadanía.

En nuestro país, la falta de competitividad electoral y la propia ingeniería institucional provocó que los debates presidenciales se organizaran hasta la elección presidencial de 1994.

El poco tiempo en este tipo de ejercicios y una falta de cultura política, aunado a un reciente modelo de comunicación política, consecuencia de la reforma electoral de 2007-2008, en que se privilegian los spots en radio y televisión, por encima de la difusión del contenido de fondo de las plataformas y oferta política de partidos y candidatos.

En el caso del Distrito Federal, el Instituto Electoral del Distrito Federal (IEDF) ha coadyuvado en la organización de tres debates. en las elecciones de 2000, 2006 y 2009. En la elección del 2012 en la que compiten como candidatos a Jefe de Gobierno, Isabel Miranda de Wallace (PAN), Beatriz Paredes Rangel (PRI-PVEM), Miguel Ángel Mancera (PRD-PT-MC) y Rosario Guerra por Nueva Alianza, existe el consenso para la realización de debates; el primero podría celebrarse durante la última semana de mayo y, en su caso, el segundo entre el 14 y 21 de junio.

En cumplimiento de la normatividad vigente, el IEDF debe organizar debates para difundir las plataformas electorales y la cultura democrática, previo consenso de los partidos políticos; el nivel de difusión procurará garantizar la totalidad del área geográfica de la entidad; el esquema deberá ser acordado por los partidos; los debates serán públicos y estarán referidos a la discusión del contenido de las plataformas electorales; el IEDF debe convenir con los medios de difusión públicos y privados lo relativo a la promoción y difusión de los debates.

La autoridad electoral en su papel de facilitador, mediador y coadyuvante, presentará propuestas sobre el formato, temas a tratar, producción y difusión del debate, pero corresponderá a los partidos políticos y candidatos acordar el formato y definir conjuntamente los aspectos relativos a su producción y difusión.

Si el esquema del formato es el mismo que hasta nuestros días se ha realizado tanto en los ejercicios de candidatos a la Presidencia de la República como a la Jefatura de Gobierno, se perderá el interés por los mismos, al no constituir un elemento que oriente al ciudadano en la selección del candidato que representa una mejor opción para la atención de los problemas cotidianos. Y con ello, se anulará el posible efecto positivo que pudieran representar los debates en la construcción de cultura política y de ciudadanía. Ojalá y que en el DF los partidos políticos vayan más allá del debatir por debatir.

Néstor Vargas Solano
Es Licenciado en Ciencias Políticas y Administración Pública (UNAM). Tiene una Maestría en Gobierno y Asuntos Públicos (FLACSO) y la Especialización en Derecho Electoral (UNAM). Ha tomado diversos diplomados y seminarios.

Se ha desempeñado como investigador del Instituto Nacional de Administración Pública y como profesor de asignatura en la Universidad Iberoamericana ambos en el periodo 1996-1998; en 1999 ingresó al Instituto Electoral del Distrito Federal como Coordinador Distrital.
El 22 de diciembre de 2005 fue designado por la Asamblea Legislativa del Distrito Federal como Consejero Electoral del Instituto Electoral del Distrito Federal.

Desde 2006 es catedrático honorario de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM, en las asignaturas: Sistema Electoral Mexicano, Introducción al Estudio del Derecho y Movimientos Sociales, Actores y Participación Política.

Es coautor de: La participación ciudadana en la reforma política del D. F, Centro de Estudios para la Reforma del Estado, No. 5 y 6, julio-diciembre, México 1998; Los números de propaganda electoral por televisión abierta, Revista Mexicana de Comunicación, No. 50, agosto-septiembre, México 1997.

Entre sus reconocimientos se encuentran:

  • Primer lugar del Servicio Profesional Electoral en la Evaluación Anual Integral 2002 y 2004 del Instituto Electoral del Distrito Federal.
  • Segundo lugar en el “Premio INAP” (1997), con la investigación: La participación de los ciudadanos en las políticas públicas. Apuntes para una democracia participativa en México.

A partir de la fecha en que tomó posesión como Consejero Electoral ha participado en diversas Comisiones y Comités del Consejo General. Actualmente es Presidente de la Comisión de Fiscalización.

Síguelo en Twitter: @nvs_