Inicio

Paramédicos del ERUM son investigados por negligencia

La muerte de César Rafael Alarcón Zedillo, de 40 años de edad, ocurrida el sábado pasado en la Fiscalía Central de Investigación para el Delito de Robo de Vehículos, fue producto de las lesiones que le ocasionó la caída de un tercer nivel, en una casa ubicada en la colonia Diamante, delegación Tlalpan, cuando pretendía escapar de policías de investigación.

​Así lo estableció esta tarde el fiscal de Homicidios, Marco Enrique Reyes Peña, al explicar que los hechos ocurrieron cuando la policía recibió una denuncia en la que se señalaba que tres sujetos desmantelaban un vehículo de lujo en el interior de un inmueble, situado en la calle Aguamarina, cuya unidad contaba con reporte de robo.

​Ante ello, dijo el fiscal, los agentes de investigación ingresaron al lugar y los sospechosos subieron por unas escaleras hasta llegar al techo del inmueble para saltar a otras azoteas.

Uno de los sospechosos –quien dijo llamarse Carlos Rafael Alarcón--, cayó de una altura aproximada de 8.5 metros. Pero al ser revisado por los paramédicos del Escuadrón de Rescate y Urgencias Médicas (ERUM), establecieron que no presentaba lesiones graves, por lo que fue remitido a dicha Fiscalía.

​Sin embargo, en la agencia del Ministerio Público el implicado comenzó manifestar dolores, por lo que el médico de guardia lo revisó y solicitó una ambulancia. Pero al arribar la unidad médica, el indiciado había fallecido.

​Reyes Peña informó que la necropsia practicada al occiso, reveló que su fallecimiento se originó por los golpes que le produjo la caída, “motivo por el que ahora el personal que intervino de urgencias, está declarando. Una vez que tengamos su testimonio, estableceremos si hubo o no alguna responsabilidad”, dijo.

​Por su parte, el Ministerio Público de la Fiscalía de Tlalpan dio fe de los hechos ocurridos en ese inmueble, por lo que las diligencias practicadas por los servicios periciales fueron integradas a la averiguación previa correspondiente.

ShareThis