Inicio

La PGJDF captura a presunto traficante de restos humanos

En coordinación con autoridades federales, la Procuraduría capitalina detuvo a un sujeto que presuntamente comercializó de forma ilegal restos óseos humanos, entre estos dos cráneos, que pretendió enviarlos al extranjero, vía paquetería.

El fiscal desconcentrado en Venustiano Carranza, César Barrera Galán, informó que el sospechoso es Fidencio Aparicio Ramírez, quien fue consignado al juzgado penal en turno del Reclusorio Preventivo Norte, bajo los cargos de delitos contra la salud, en su modalidad de comercialización, y sacar del país restos humanos sin permiso.

Según el fiscal, el detenido confesó dedicarse a vender yerbas medicinales y restos óseos en un puesto semifijo del mercado de Sonora, y que compró las osamentas humanas, toda vez que son demandadas por personas que se dedican a la santería, mismas que revendió a un desconocido para su traslado al extranjero.

De acuerdo con las indagatorias, el pasado 7 de junio, empleados de una empresa de paquetería que realizaban labores en el centro de distribución de carga, localizado en las inmediaciones del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM), detectaron, a través de una cámara de Rayos X, objetos contaminados en el interior de dos osos de peluche, por lo que solicitaron la intervención de la Policía Federal.

Con el apoyo del Ministerio Público del fuero común, los elementos federales establecieron que en el interior de dos osos de peluche estaban dos cráneos y diversos restos óseos, que por sus características, tenían poco tiempo de haber sido exhumadas.

El fiscal destacó que mediante trabajo de gabinete, la Policía de Investigación logró detectar en la etiqueta de traslado el número telefónico de un sujeto que se identificó como Mario-Mario, mismo que fue contactado y quien manifestó dedicarse a vender yerbas medicinales y restos óseos en un puesto semifijo del mercado de Sonora.

Al continuar la investigación, los policías localizaron y presentaron ante el representante social a Fidel Aparicio Ramírez, quien aceptó haber adquirido

osamentas humanas, toda vez que son demandadas por personas que se dedican a la santería y que revendió a un desconocido para su traslado al extranjero.

ShareThis