Inicio

Inicia INVEADF campaña masiva de información para establecimientos comerciales y transporte de pasajeros

ARCHIVO

Con la intensión de fortalecer la actividad económica en la capital, el Instituto de Verificación Administrativa (INVEA) iniciará una campaña informativa en la que de forma inmediata y sencilla los propietarios de establecimientos mercantiles de bajo impacto, impacto vecinal y zonal, así como lo concesionarios de transporte público y privado podrán conocer las obligaciones a que están sujetos y de esa forma regularizarse.

Esta medida corresponde a que en los casi cinco años de existencia del INVEADF han podido corroborar que la mayoría de los comerciantes, inversionistas y concesionarios de los servicios del transporte tiene la firme convicción de cumplir con la normatividad; sin embargo, varios de ellos desconocen las obligaciones de la legislación de la Ciudad de México, y eso ha provocado que varias de sus unidades económicas hayan sido sancionadas por incumplimiento.

La campaña se apoya en la distribución de folletos en donde el comerciante y los concesionarios de transporte podrán conocer, de forma sencilla y amigable y sin el rigor gramatical de las leyes, el tipo de impacto que ocasiona su establecimiento o las obligaciones que debe cumplir, las prohibiciones que debe respetar, los documentos con que debe contar, así como los horarios en que puede funcionar.

El comerciante y el concesionario obtienen también los datos de contacto y dirección del Instituto de Verificación Administrativa del DF, de cada una de las ventanillas únicas ubicadas en las 16 delegaciones de nuestra ciudad, y de la Secretaría de Movilidad (SEMOVI), para que en caso de requerirlo, resuelvan las dudas que quedaran pendientes.

De esta manera, el dueño de una tienda, panadería, taller mecánico, café internet, lavandería o estética (por citar algunos) sabrán si su negocio es de bajo impacto e inmediatamente conocerán cuales son las obligaciones, prohibiciones y documentos con que deben contar, los horarios en que pueden funcionar, la forma en que pueden cumplir con el uso de suelo permitido por los programas de desarrollo urbano capitalinos y la modalidad de certificado de uso de suelo con que deben contar.

En el caso de dueños de restaurantes, salones de fiestas, hoteles, clubes privados, cines y teatros sabrán que su negocio es de impacto vecinal y verán que no pueden (por ejemplo) vender cigarros por unidad suelta, que no pueden elaborar y vender bebidas con ingredientes o aditivos que no cuenten con el registro sanitario, que no pueden utilizar la vía pública como estacionamiento, la forma con que pueden cumplir con el uso de suelo permitido.

Asimismo, los dueños de bares, discotecas, cabarets, cantinas, casinos y peñas sabrán, al momento, que su negocio es de impacto zonal y que deben cerciorarse de la mayoría de edad de sus clientes, instalar arcos detectores de metales o contar con detectores portátiles y la forma de dar cumplimiento al uso de suelo que les corresponde, dependiendo su giro comercial.

De la misma forma, los concesionarios de los servicios públicos y privados de transporte recordarán las obligaciones que tienen durante las visitas de verificación, así como los requisitos que deben satisfacer para no ser sancionados, también las conductas que pueden constituir algún delito en su materia o que los podrían llevar a que su concesión sea revocada.

Estas acciones se desprenden del principio de que todos aquellos que realizan alguna actividad económica en la Ciudad de México son considerados pieza fundamental del desarrollo económico, pero también lo es la protección de la vida, personas y bienes de los habitantes y visitantes que acuden a esos establecimientos o que utilizan sus servicios.

El INVEADF ha asumido como reto contribuir al desarrollo económico de la capital en congruencia con los ordenamientos de ecología, protección al ambiente, protección civil, con los programas de desarrollo urbano y las normas que los rigen, velando, sobre todo, por la seguridad de los habitantes.

Esa sana convivencia y respeto a los ordenamientos es fundamental para fomentar el desarrollo económico y la seguridad de todos, de esa manera contribuimos al construir el buen vivir.

ShareThis