Inicio

Imparten taller de composta en Azcapotzalco

Generar un abono propio, además de evitar la compra de productos fertilizantes o nutrientes artificiales para las plantas, es el objetivo del Taller de Composta, que imparte el Centro Verde Azcapotzalco, en el cual se instruye de manera gratuita a la gente sobre cómo realizar el reciclaje de materia orgánica.

Además de fomentar una cultura ecológica para promover el uso de desechos orgánicos, se pretende evitar el consumo de productos químicos para el cultivo de plantas, pues estos dañan la atmósfera, el suelo y el agua, y causan daños colaterales en las plantas, animales al igual que en las personas.

El taller impartido consta de dos módulos en un día, de una hora cada uno: el primero se enfoca en la teoría sobre cómo realizar una composta y los pasos a seguir para su mantenimiento, y el segundo módulo es práctico, para el que se pide que los asistentes lleven productos orgánicos y enseñarles cómo realizar la composta o humus, mediante trituración de productos orgánicos.

“Realizar una composta es fácil, se puede hacer con una “huacal” de los que venden en el mercado, y poner al fondo un plástico y tierra, para que no se salgan los desechos orgánicos que se le echarán ahí, o si cuentan con jardín pueden hacer un agujero de un metro cuadrado por 30 centímetros de profundidad y vaciar ahí la materia orgánica destinada para el humus y removerlo cada dos días durante un mes”, explicó la bióloga Roberta de la Cruz.

Para realizar el humus se puede utilizar casi cualquier tipo de desecho orgánico como sobras de comida, cortes de césped, hojarasca de árbol, incluso abono de animales como estiércol de caballo, es así que realizar una composta es una opción muy viable para aprovechar todos esos desechos y al mismo tiempo generar un abono nutriente para las plantas.

Carbono, fósforo, calcio, zinc, cobre, hierro, nitrógeno, potasio entre otros, son los nutrientes químicos que se obtienen de la tierra de composta, lo cuales a diferencia de los fertilizantes, estos componentes se obtienen de manera natural, y son los necesarios para obtener una tierra fértil.

“La verdad yo ni siquiera sabía lo que era una composta, gracias a mi hijo que me dijo sobre el taller, fue que me animé a venir al curso, y la verdad me sirvió de mucho, antes tiraba todas las sobras de comida a la basura y ahora ya sé que las puedo reciclar y cómo hacerlo”, expresó José Méndez, asistente al taller.

El Centro Verde Azcapotzalco, ofrece de manera gratuita talleres de tratamiento de agua pluvial, problemática ambiental, negocios sustentables, árboles frutales e injertos, muros y azoteas verdes, protección animal, agricultura urbana y control de plagas.

ShareThis