Inicio

Que hay detrás de la UACM

Caro le ha resultado a la rectora de la UACM, Esther Orozco, haber acabado con los privilegios que durante años mantuvieron grupos simpatizantes a Andrés Manuel López Obrador, dado que ahora con el pretexto de haber desconocido a 11 integrantes del Tercer Congreso Universitario, ahora estos opositores a su administración han paralizado, por lo pronto, el plantel Del Valle y amenazan con hacer lo mismo las próximas horas.

El sindicato de esa universidad, como es natural en gente afin a AMLO, esconde la mano y dice ser ajeno al conflicto, cuando es del dominio público en esa casa de estudios que no sólo profesores sindicalizados encabezan el movimiento, sino también ex consejeros que perdieron sus privilegios cuando fueron relevados con la llegada de Esther Orozco, quienes ahora utilizan a los estudiantes para desestabilizar la administración de la rector y, en consecuencia, que ésta sea quitada del cargo.

Tal es el caso de Fabiana Medina, profesora e integrante de la dirigencia sindical, por quien el Sindicato Único de Trabajadores de la UACM (SUTUACM) utiliza a los estudiantes más destacados para que se presenten en espacios noticiosos o en conferencias de prensa, para desprestigiar el trabajo de Orozco, para luego decir que el sindicato es ajeno a la inconformidad.

Por citar un ejemplo, hace unos días la estudiante Sinaí Rivera asistió a los noticiarios de Carmen Ariotegui y Denis Maerker, quien habló “de la realidad” que ocurre en la UACM. Lo que nunca supieron las periodistas, es que esta estudiante fue integrante del Primer Consejo Universitario (CU) y es y es incondicional del ex profesor Alberto Benítez Oliva, quien fue despedido por golpear a dos consejeros en octubre pasado, aunque todavía es integrante del SUTUACM, donde funge como suplente en la Secretaria de Organización.

Benítez Oliva fue Secretario Técnico del primer CU y meses antes de la votación para elegir al nuevo rector fue relevado y sustituido del cargo por el profe Samuel Vázquez, actualmente consejeros del tercer CU, al que en varias ocasiones ha sido amenazado por simpatizantes de Benítez Oliva.

El problema es que el primer CU, antes de concluir su periodo, voto la terna de rector, entre los que figuraban Esther Orozco, Enrique González Ruiz (actual coordinador del posgrado en Derechos Humanos) y Hugo Aboitiz, académico de la UAM y ex secretario general del sindicato de la UAM.

Ante ello, Benítez oliva, la estudiante Sinaí Rivera y seis incondicionales del ahora ex rector Manuel Pérez Rocha, votaron por Hugo Aboitiz para rector. Pero éste sólo obtuvo ocho votos a su favor, contra 34 que recibió Orozco. De

allí que Aboitiz, cada que tiene oportunidad, critica desfavorablemente el trabajo de Orozco.

Es decir, Orozco desde su llegada se enfrentó a la oposición pejistas-aboitistas, conformada por profesores sindicalizados, a quien Orozco quitó una serie de privilegios, por lo que ahora es atacada hasta por un periódico de circulación nacional, dado que terminó con un convenio de publicidad muy sospechoso, donde está involucrado un familiar de Dolores Padierna.

Incluso, la actitud del SUTUACM es de cobardes, pues mientras avientan por delante a los estudiantes en el conflicto de la universidad, en cada marcha la encabezan profesores como Fabiana Medina, Carlos González, Carlos Bravo, Karina Ochoa Muñoz, Esther Muñoz Cervantes, Beatriz Amezquita, Norma Mogrovejo, Héctor Castañeda, Alejandro Díaz Bueno y Fernando González Casanova, entre muchos otros.

Es más, de Karina Ochoa Muñoz, se sabe que es hija de la ex consejera universitaria por el Sector Académico, Esther Muñoz Cervantes, la cual ha sido una de las más fervientes opositoras a Esther Orozco, debido a que no contrato a su hija Jessica Ochoa Muñoz, como profesora de base, dado que ésta antes de la llegada de Orozco tuvo contrato por un semestre y como no se le renovó, la agarró contra la rectora.