Inicio

El GDF trabaja por los derechos de niñas, niños y adolescentes

Como parte de las acciones integrales encaminadas a prevenir, enfrentar y erradicar la violencia familiar y el acoso, maltrato y discriminación en la población escolar, el Gobierno de la Ciudad de México realizó durante 2014 campañas y talleres de difusión y sensibilización en escuelas primarias y secundarias, en las que se atendieron a cerca de 10 mil niñas, niños, adolescentes, madres y padres de familia, maestros y directivos de centros educativos.

A través de la Secretaría de Desarrollo Social (Sedeso), y en cumplimiento al Programa General de Desarrollo 2013-2018, la Ley para la Promoción de la Convivencia Libre de Violencia en el Entorno Escolar del Distrito Federal y el Acuerdo Integral para Prevenir y Erradicar la Violencia, Acoso, Maltrato y Discriminación en la Población Escolar de la Ciudad de México, se les habló sobre derechos humanos, cultura de la paz, respeto y solución pacífica de conflictos, con perspectiva de género, así como la no discriminación.

En atención a esta normatividad y a la instrucción del jefe del Gobierno de la Ciudad, doctor Miguel Ángel Mancera, de trabajar en la prevención de conductas violentas entre escolares, en este año personal de la Dirección General de Igualdad y Diversidad Social (DGIDS) de la Sedeso, acudió a 13 escuelas primarias y secundarias de las delegaciones Cuauhtémoc, Coyoacán, Benito Juárez y Venustiano Carranza, en las que se brindó atención a 8 mil 893 niñas, niños y adolescentes con temas como: derechos de los y las niñas y jóvenes, violencia familiar, autocuidado, sexo seguro y protegido, violencia en el noviazgo y prevención de acoso escolar.

Asimismo, se llevaron a cabo 60 reuniones con directivos de escuelas; se ofrecieron talleres con el tema de “Resolución positiva de conflictos” a 30 profesores, mientras que a 292 madres y padres de familia se les habló sobre “Violencia familiar”.

Un grupo multidisciplinario formado por psicólogos, trabajadoras sociales y abogados, explicaron a los alumnos de educación básica que el diálogo, la razón y el acuerdo son las mejores herramientas en la búsqueda de alternativas de solución a los conflictos surgidos en el seno familiar.

En el caso del acoso escolar o bullying, el personal de la DGIDS reiteró a los estudiantes que el respeto mutuo, la tolerancia y la sana convivencia deben anteponerse ante cualquier situación de violencia.

En su mayoría, las niñas, niños y adolescentes manifestaron su acuerdo de promover en el hogar, salón de clases y el entorno social una cultura de respeto y a favor de la paz; reconocieron que la promoción de una cultura de respeto hacia las niñas y niños en los ámbitos familiar y escolar es una responsabilidad compartida, de padres de familia, autoridades educativas y de los propios alumnos.

Con los estudiantes de 13 a 20 años, el grupo multidisciplinario de la DIGIDS abordó adicionalmente los temas de noviazgo sin violencia y la práctica de sexo seguro y protegido, con el propósito de evitar embarazos no deseados.

La directora general de Igualdad y Diversidad Social, Adriana Contreras Vera resaltó la importancia de llevar a cabo esta tarea de sensibilización, ya que dijo que el acoso escolar no distingue raza, religión, posición social, estructura física, ni edad. “Es un problema que se presenta cada vez a más temprana edad y ningún sector de la sociedad está libre de padecerlo”.

Indicó que un estudio de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE) coloca a México en el primer sitio, a escala internacional, en el número de casos de acoso escolar en nivel secundaria; en tanto, la Organización de las Naciones Unidas (ONU) reporta que en nuestro país siete de cada 10 niños y jóvenes han sufrido bullying en alguna etapa de su vida escolar.

Investigaciones realizadas por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y el Instituto Politécnico Nacional (IPN) informan que entre el 60 y 70 por ciento de los alumnos de nivel básico han padecido algún tipo de violencia. México tiene 25 millones de estudiantes en educación básica, lo que da una cifra estimada de 18 millones de menores que han sido víctimas o testigos de este tipo de agresiones, concluyó Contreras Vera.

ShareThis