Inicio

Delirante noche en el Zócalo; Sir Paul rompe record de asistencia:200 mil personas

Abarrotado el Zócalo por concierto de Paul McCartney

El Zócalo de la ciudad de México vivió una noche delirante, histórica y llena de nostalgia, en la que Sir Paul McCartney logró reunir más de 200 mil personas, rompiendo así el record de asistencia para un evento musical que en esta ocasión estuvo cargado de rock, juegos pirotécnicos, luz y sonido y una vibra excepcional.
La euforia se desató a las 20:40 horas, cuando la imagen del ex Beatle apareció apareció en las pantallas gigantes laterales que se instalaron en el escenario. Ahí se proyectaron las fotografías y videos del grupo inglés que marcó toda una historia en el mundo de la música.

El Zócalo de la ciudad de México vivió una noche delirante, histórica y llena de nostalgia, en la que Sir Paul McCartney logró reunir más de 200 mil personas, rompiendo así el record de asistencia para un evento musical que en esta ocasión estuvo cargado de rock, juegos pirotécnicos, luz y sonido y una vibra excepcional.
La euforia se desató a las 20:40 horas, cuando la imagen del ex Beatle apareció apareció en las pantallas gigantes laterales que se instalaron en el escenario. Ahí se proyectaron las fotografías y videos del grupo inglés que marcó toda una historia en el mundo de la música.
Paul McCartney apareció a las 21:05 horas, con un saco rojo y
camisa rosa. Sobre el músico cayó una carretada de aplausos gritos y euforia. Era el preludio de una noche inolvidable para miles de capitalinos que tuvieron que esperar más de 24:00 horas en el primer cuadro de la ciudad para vivir este momento inolvidable.
De inmediato se escucharon los escuchar los primeros acordes del tema “Hello goodbye” y al terminar el tema enloqueció a los asistentes al decir "Buenas noches México, hola DF, estamos muy contentos de estar aquí el día de las madres" para dar paso a la segunda canción de la noche “All my lovin”.
Durante las tres horas que duró el concierto, el músico interactuó con el público, al que hizo cantar y rememorar el pasado, al tiempo que les comentó: esta noche voy a hablar un poco de español y un poco de inglés”.
Fue el momento para deleitar a los asistentes con el tema de “Jet”, al que le siguieron “Drive my car”, y enseguida tocó “Sing the changes” y “Night before”, no sin antes expresar su beneplácitopor estar en este histórico lugar, pues al micrófono dijo: "es muy emocionante estar en este concierto en el Zócalo".
Mientras en la Plaza de la Constitución la gente gritaba, brincaba y aplaudía, McCartney dio sacó la guitarra amarilla, aquella con la que empezó su carrera en los años 60 para entonar canciones de aquella época, tales como “Paperback writer”, “Long and winding road”, que le dedicó a Linda, su primera esposa y “1985”.
Después dedicó su reciente éxito “My valentin”, a su actual esposa e invitó a los asistentes a ver el video que se proyectó en las pantallas, en el cual los protagonistas son los actores Natalie Portman y Jonny Depp.
La euforia se desató cuando cuando cantó “Hope of Deliverance”, sobre todo porque "esta rola es especialmente para las mamacitas", al terminar y escuchar el tema “I love her”, el grito de ¡Paul, Paul, Paul! ensordecedor, el cual agradeció con un gesto y una sonrisa para
el público.
Dio paso al tema de “Blackbird”, en el que añadió “esta canción la escribí
para mi gran amigo John”.
El climax estaba por venir y mientras los gritos y coros retumbaban en las paredes de Palacio Nacional, la Catedral Metropolitana, el Antiguo Palacio del Ayuntamiento y demás edificios históricos, el músico de 70 años gritó: “Viva México cabrones” , para después cantar “Something”, que tenía una dedicatoria especial, a su entrañable George Harrison, que murió a causa de cáncer.
La fabulosa noche continuó con “Dance tonight” y la gente en coro
masivo gritó “Sir Paul, Sir Paul, Sir Paul” y McCartney sin más
respondió con refrán en español, y continuó con “Mrs. Vandebilt”,
“Eleanor Rigby”, “Band on the run”.
Al interpretar “Ob-la-di Ob-la-da”, sorprendió a los asistentes
cuando llegó al escenario el Mariachi Gama 1000, quienes ayudaron al
ex Beatle y lograron encender a los asistentes que a pesar de estar
uno contra el otro en la plancha del Zócalo, intentaba bailar al ritmo
del tema.
La gente, emocionada, gritaba “Paul, Paul, Paul” y el famoso músico
cautivó de nueva cuenta a los presentes, pero fue “Let it be” la
canción que tocó el corazón de todos y que hizo una sola voz de los
fanáticos con McCartney.
Pero el momento especial del noche fue cuando Paul interpretó su tema
“Live and let die” y fuegos artificiales inundaron el primer plano de
la ciudad, lo cual ocasionó un grito ensordecedor de los asistentes
que no dejaban de admirar el Zócalo iluminado por la pirotecnia,
momento después se escuchó “Hey Jude”.
El ex Beatle se despidió para regresar cargando la bandera de México y
uno de sus músicos traía la bandera de Inglaterra, minutos después
interpretó “Lady Madonna”, “Day tripper”, “Get back”.
Volvió a despedirse pero para sorpresa de los asistentes regresó e
interpretó, “Yesterday”, “Helter skelter”, “Golden slumbers”, “carry
that weight” y “The end”, fueron los temas con los que cerró con
broche de oro un concierto impregnado de nostalgia e historia con 35
temas.

ShareThis