Inicio

Comerciantes del CH acusan al GDF de incumplir compromisos

Comerciantes y vecinos de la Asociación Independiente del Segundo Callejón de Girón, en el Centro Histórico, denunciaron que el Gobierno capitalino violó el acuerdo para integrar el llamado “Corredor Dorado”, que correría sobre esa calle, en el tramo de Rodríguez Puebla a República de Argentina, y que contaría con cinco mil 496 locales.

“Este proyecto, por lo que vimos, no se realizó en esta administración, pero contrario a eso, el GDF ordenó a la policía retirarnos de esa calle de manera violenta, sin darnos una explicación y sin previo aviso, cuando el acuerdo especificaba que no seríamos retirados o bien nos facilitaría otro lugar para la venta de nuestra mercancía”, dijo José Antonio Espinosa, secretario de la agrupación.

Lo grave de la situación, añadió en conferencia, “es que con ese proceder, el GDF ha dejado sin empleo a más 600 familias, quienes ahora nos hemos convertido en ‘toreros’, escondiéndonos de la policía como si fuéramos delincuentes, cuando lo único que buscamos es la forma de mantener a nuestros hijos”, lamentó el dirigente.

Acompañado de varios de sus agremiados y de la presidente de la asociación, María Alejandra Rivera, el secretario de la agrupación exigió que en víspera de su Sexto y último informe Marcelo Ebrard, como jefe del Gobierno capitalino, “le reprochamos su falta de compromisos pactados y firmados con ésta agrupación de vendedores en vía pública”.

Le recordaron que al inicio de su administración, firmaron un convenio con la entonces dirección de Reordenamiento en Vía Pública –que luego fue cambiada a Subsecretaría--, en respuesta a su propuesta de hacer del Segundo Callejón de Girón, el famoso “Corredor Dorado”, un espacio comercial modelo que beneficiaría a vecinos y comerciantes de la zona.

Sin embargo, pasó toda su administración “y Ebrard todo lo dejó en buenas intenciones, pues a tres meses de concluir su mandato, simplemente ordenó levantarnos a través de la fuerza pública, para ahora los dirigentes, agremiados y empleados, somos víctimas de la represión y extorsión policíaca”, denunciaron.

Aunque la no ha quedado en eso, sostuvieron los comerciantes, “sino que se ha llegado al extremo de ficharnos cuando somos remitidos ante el Juez Cívico, como si fuéramos delincuentes, y se han dado casos que hasta los clientes son detenidos, confundiéndolos con comerciantes”, aseguraron.

ShareThis