Inicio

Nos falta

Nos falta y no sólo gasolina. Desde el principio hizo falta comunicación cierta y clara. La sociedad alemana y la japonesa hicieron su parte de sacrificio para levantar sus naciones de mano de los gobiernos en turno. Colombia si bien perfectible, tuvo un plan integral de acción para combatir la delincuencia y la corrupción, que con un trazo de largo plazo, rindió frutos.

Nadie en su sano juicio, prefiere la situación anterior en la que de modo sistemático éramos robados en las gasolineras con litros incompletos, venta de premium por magna o cualquier otro truco que en el mercado de gasolinas, se inventara. Aseverar lo contrario, revela claramente a mi parecer, un desequilibrio en las prioridades y un acomodaticio juego individual.

Pero nos falta información. Nos falta saber las medidas serias que se están adoptando para combatir el robo de hidrocarburos. El apoyo ciudadano no puede ser solicitado a ciegas o con base en una fe de igual tipo.

Claramente, no podíamos ser informados de los pormenores de las operaciones en contra de tal delito. Sin embargo, la adopción de medidas, sin planes de contingencia o respaldo para hacer frente a la situación que habría de venir, es un tema que escapa al control ciudadano pero cae en la cancha de la administración pública por la que votamos y resultó electa.

Nos falta sensatez. En los últimos días, he visto a gente molesta, desencajada y hasta pelear por gasolina. Y es que esto no sólo divide a los que tienen vehículo de los que no lo tienen. La gasolina se distribuye normalmente a través de ductos para eficientar su llegada a los diversos puntos del país pero la dependencia de tal tipo de combustibles no se agota ahí. La mayoría de las mercancías al interior del país, se mueven con gasolina. Alimentos e insumos se encuentran parados.

Banco de México ha anunciado ya, la posibilidad de un aumento en la inflación por virtud de la crisis del desabasto de combustibles. Las variables macroeconómicas se ven alteradas por este tipo de cuestiones. El problema es que la afectación entonces, se convierte en un costo social y deja de ser aislado en los verdaderamente responsables del delito que se busca combatir.

Nos faltan responsables. Este no es un tema de “quién se cansa primero” sino de eficacia normativa. Se trata de que se deben entregar responsables y deben ser procesados y sancionados conforme a derecho, aquellos individuos que se encuentran detrás de este delito que tan sólo después del narcotráfico, es el más lucrativo en nuestro de por sí, dolorido país.

Nos faltan nombres de los peces grandes. Porque este, no es un tema que se pueda orquestar sin la venia de los grandes jeques del petróleo en México, dentro de PEMEX. Porque además, no bastará la consignación de peces que se encuentren en la parte media de la cadena alimenticia y que sean utilizados como chivos expiatorios de un problema tan grande, no sería siquiera creíble. La corrupción y delitos en torno al tema de los hidrocarburos no acaba ahí.

Nos falta contundencia para ganar credibilidad. La lucha contra la corrupción no sería sencilla pero si como ciudadanos, no colaboramos con el gobierno para librarla y si no estamos dispuestos a pequeños sacrificios en el hoy para que los nuestros vivan en una realidad futura diferente, habremos perdido también, nuestra oportunidad de marcar un antes y un después como generación.

No es fácil, me queda claro. Pero no nacimos en auto y la liberación de lastres como el “huachicol” es un tema que debe cerrarse desde la sociedad civil, buscando colaborar sin perder el ingrediente humano y sin que la situación nos convierta en seres violentos. Este tipo de alto en el camino es más costoso ahora porque no lo hicimos cuando debíamos, eso hay que entenderlo.

Hagamos nuestra parte. ¡México si puede ser grande!

Mtro. Marcos Joel Perea Arellano

Abogado por el ITAM (Summa Cum Laude; 2001). Egresado del Colegio Alemán Alexander von Humboldt.

Diplomado en Parlamentos, Democracia e Integración, por la Organización de Estados Americanos (OEA), el ITAM, State University of New York y el Parlamento Centroamericano.

Mtro. en Ciencia Política por The University of Birmingham, Inglaterra (Becario de excelencia del Gobierno Británico bajo el esquema British Council Chevening Scholarships del 2002 al 2003 énfasis en políticas públicas sociales, diseño institucional, análisis político, teoría democrática, teorías de justicia e historia de las ideas).

Colaboró en la Secretaría de la Función Pública federal como Titular de las Áreas de Responsabilidades y Quejas en la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (2007-2008); Director de Responsabilidades Zona Norte en la Secretaría de Educación Pública (2008-2009); Titular del Área de Quejas en la Secretaría de Educación Pública (2009-2010) y Titular de las Áreas de Responsabilidades y Quejas en el Instituto Mexicano del Petróleo (2010-2012).

Actividades Académicas. Ha impartido cátedra de Teoría Política en la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional Autónoma de México y en el ITAM de derecho empresarial a nivel licenciatura. A nivel Posgrado, ha impartido el módulo de Procedimiento de Responsabilidades Administrativas en el Diplomado respectivo, tema respecto del cual, realiza investigación independiente y ha sido ponente en diversos foros federales y locales a invitación de instituciones públicas y privadas. Desde enero de 2015 es catedrático en la Universidad Anáhuac (Campus México Sur) de la asignatura de Evolución de los Sistemas Jurídicos.

Actualmente, es asesor jurídico-político del Consejero Electoral Lezama Barreda en el Instituto Electoral del D.F.; abogado litigante y consultor en derecho administrativo disciplinario, estrategias digitales de candidatos y vinculación ciudadana.

Síguelo en Twitter:@MJPereaA