Inicio

Celebra la Ruta de la Amistad para restaurar diferentes obras del corredor escultórico

Maricela Contreras Julián, Jefa Delegacional en Tlalpan, celebró el trabajo que desde hace años realiza la Ruta de la Amistad para restaurar y conservar las diferentes obras del corredor escultórico más grande del mundo, creado para las Olimpiadas de México 68, por lo que aseguró que su administración se ha sumado a los esfuerzos para mantener vivos estos espacios que permanecieron olvidados durante años.

Durante la realización de un “concierto intempestivo” en el trébol de Periférico e Insurgentes, donde ahora se ubica la obra “Señales”, de Ángela Gurría, la Delegada afirmó que trabajan en coordinación con el patronato de la Ruta de la Amistad, porque “es una labor muy noble que embellece la imagen urbana, además de que se presta para vincular a los jóvenes con la conservación de las diferentes áreas verdes que existen a nuestro alrededor”.

La funcionaria explicó que desde el pasado mes de mayo se han logrado reinaugurar dos de las esculturas que conforman la ruta: “La Puerta de la Paz” y “Señales”; implementado de manera simultánea innovadoras ofertas ecológicas como un concierto al aire libre para fomentar en los jóvenes la participación activa en proyectos verdes y la plantación del Bosque Comestible.

Para la reapertura de la escultura “Señales”, ahora instalada sobre un área de piedra volcánica, se realizó un concierto gratuito en el que los asistentes tuvieron que escarbar una pequeña porción del terreno para poder entrar, una forma simbólica de acercar a los jóvenes con el proyecto Delegacional que implica el descubrimiento total de las rocas formadas por la erupción del Volcán Xitlle, evento ocurrido hace mil 600 años.

Durante el denominado “Concierto Intempestivo”, en el que participaron los Dj´s Schez, de Sinaloa y Rumpistol, de Dinamarca, se llevó a cabo un espectáculo de luces proyectados sobre la escultura creada en 1968, el cual asombró a los asistentes y a quienes transitaban por el lugar.

Con el desarrollo de otro importante e innovador proyecto ecológico, la Delegación Tlalpan, La Ruta de la Amistad y la Embajada de Israel en México, se implementó el Bosque Comestible en el trébol de Periférico y Viaducto Tlalpan, el cual reinstauró la obra “Puerta de la Paz” en un terreno que se aprovechará para la plantación de una gran variedad de árboles frutales, hortalizas, plantas medicinales, cactos y plantas resistentes. Además se adecuó un campo de cultivo, así como un área para la producción de composta, dentro de los cuatro costados del circuito.

Maricela Contreras, aseguró que con este tipo de proyectos sustentables, no solo se contribuye a la conservación de las áreas verdes y protegidas, sino que también rescata parte de nuestra identidad como mexicanos frente a un hecho histórico como son las Olimpiadas.

“En Tlalpan contamos con una gran cantidad de espacios verdes y áreas que podemos aprovechar para desarrollar proyectos ecológicos autosuficientes. Tenemos la Sierra del Ajusco que es el pulmón más importante de la Ciudad, el Parque Nacional Fuentes Brotantes, el Bosque de Tlalpan, entre otros espacios. Lo que buscamos con estos desarrollos es fomentar, no solo en los jóvenes, sino en toda la población una cultura del cuidado ecológico que permita conservar estos importantes espacios”, enfatizó Contreras Julián.

ShareThis