Inicio

Bellos cines antiguos deben considerarse monumentos arquitectónicos

Las viejas salas cinematográficas de la ciudad de México deben ser consideradas como monumentos arquitectónicos, y en consecuencia expedir la declaratoria de afectación de dichos inmuebles al patrimonio urbanístico del DF, pidió la Diputada Karla Valeria Gómez Blancas al Jefe de Gobierno del DF.

En un punto de acuerdo presentado al pleno de la Asamblea Legislativa del DF, la priista señaló que actualmente dichas salas se han convertido en estacionamientos, centros comerciales, bares, restaurantes, templos, salones para fiestas infantiles, bodegas, edificios de departamentos, sedes para conciertos y espectáculos, entre otros.

Recordó que si bien jurídicamente los cines -que eran símbolos distinguibles y representativos de la urbanidad en los albores del siglo XX- son propiedad de particulares a la que se tiene acceso previo pago, han adquirido el carácter de públicos en la memoria colectiva de esta ciudad.

“Lo que pretendemos es solicitar a la autoridad central competente que determine la viabilidad de incluir diversos inmuebles que fungían como salas cinematográficas dentro del patrimonio arquitectónico del Distrito Federal, en términos de la Ley de Salvaguarda del Patrimonio Urbanístico Arquitectónico del Distrito Federal”, señaló.
Hizo notar que la decadencia de las salas cinematográficas comenzó en la década de los sesenta, con la presencia de un número cada vez mayor de televisores en los hogares mexicanos, lo que provocó un descenso de los espectadores. Aunado a lo anterior, en 1984 había 250 salas, para 1986 quedaron solo 180.

Gómez Blancas refirió que otra de las razones para el cierre de algunos cines fue de carácter estructural y arquitectónico, ya que al ser muchas de las edificaciones las más antiguas de la ciudad, su fragmentación o restauración representaban altos costos.

En la exposición de motivos, la legisladora aclaró que esta propuesta no busca limitar los derechos de propiedad, sino preservar los monumentos arquitectónicos del Distrito Federal, una vez que la autoridad competente haya determinado la viabilidad de los casos de excines que funcionan como centro cultural, teatro o centros de espectáculos con antigüedad mayor a 40 años.

Entre las salas que se encuentran en esas condiciones están el Centro Cultural Bella Época, Teatro del Pueblo, los cines Venustiano Carranza, Francisco Villa, Corregidora, Cosmos, Fausto Vega, Hipódromo, Versalles, Las Américas, Futurama, Soledad, Atoyac, Estadio, Ignacio Allende, Tlatelolco, Teatro Lírico, Jalisco, Olimpia, Tepeyac, Lindavista y Teresa.

En tanto, abundó la asambleísta del PRI, los ex cines que se encuentran cerrados o abandonados son: Ermita, Orfeón, Mariscala, Ópera, Ciudadela, La Raza, Coyoacán, Insurgentes y Linterna Mágica. Mientras que en la actualidad operan las salas cinematográficas Tacuba, Nacional, Savoy, Río y Venus.

ShareThis